Política

Colau y Aragonés cierran un pacto cruzado para aprobar las cuentas del Ayuntamiento y la Generalitat

Ada Colau, alcadesa de Barcelona. EFE

Ada Colau (BCNeComú), Ernest Maragall (ERC), Elsa Artadi (JxCat) y Jaume Colboni (PSC) han presentado esta mañana con toda la solemnidad el acuerdo presupuetario en el Ayuntamiento de Barcelona. Paralelamente, la conselleria de Economía oficializaba el pactoo con los Comunes para aprobar los nuevos presupuestos de la Generalitat.

Un año después, y concluido el ciclo electoral, Ada Colau y Pere Aragonés han hecho realidad la parte catalana del pacto triangular para desbloquear las cuentas de las dos principales administraciones catalanas, sin presupuestos desde 2017. Los comunes, gobernando en el Ayuntamiento de Barcelona, garantizan las cuentas de la Generalitat y ERC y JxCat se suman a los presupuestos del consistorio.

Queda en el aire el tercer vértice de ese triángulo presupuestario propuesto en su día por Colau, los presupuestos generales del Estado. Pero como reconocen los participantes del acuerdo, las necesidades sobre todo de la Generalitat eran tan perentorias que la Administración catalana no hubiera soportado una nueva prórroga presupuestaria. En un año que se abre con la amenaza más que probable de nuevas elecciones autonómicas, ERC y JxCat se habían fijado como prioridad cerrar unos presupuestos que permitan a la administración autonómica salir del bloqueo en el que se encuentra.

Presupuesto expansivo

«Es un acuerdo importante para la ciudad de Barcelona», ha defendido Colau, reconociendo que «existen diferencias» entre los cuatro partidos que han suscrito el acuerdo., «pero la ciudadanía está harta de que haya tanto bloqueo en las instituciones».

Ernest Maragall, por su parte, ha destacado el carácter expansivo del presupuesto pactado para 2020, con 3.000 millones de euros que implican un aumento de 50 millones para las políticas de vivienda, otros 50 para un fondo destinado a políticas de lucha contra el cambio climático, o los planes de fomento a la ocupación y refuerzo de la educación de 0-3 años.

«Es una cifra significativa, aunque no quiero ocultar que nos parece insuficiente para la ciudad» ha señalado Maragall, quien ha advertido a Colau de que con este prespuesto, «se han acabado las excusas, ahora hay que gobernar».

El dirigente de Esquerra ha añadido que el acuerdo «no tiene nada que ver con lo pactado al otro lado de la Plaza Sant Jaume» para defender el trabajo de conciliacion realizado por los grupos municipales, contradiciendo en parte a Colau. Y ha dejado claro que seguirán siendo muy reinvidicativos en materia independentista, insistiendo en la «injusticia» de los condenados por el 1-O.

Por su parte, el socialista Jaume Collboni ha destacado que podrían haber alcanzado la mayoría absoluta «con tres votos más», remitiéndose a un eventual acuerdo con Manuel Valls, Cs o el PP. Pero ha asegurado que su voluntad era «buscar las más amplias mayorías también buscaremos para el PAM».

Aún así, los socialistas, buscarán incorporara a los grupos minoritarios -y representantes del constitucionalismo en el Ayuntamiento- al acuerdo presupuestario. «Este pacto demuestra que cuando el objetivo es Barcelona es más fácil llegar a acuerdos, somos grupos con planteamientos diferentes en otros temas pero cuando se habla de Barcelona la posibilidad de acuerdos se multiplica».

Aragonés cierra sus cuentas

Paralelamente, el Govern y los comunes han presentado el acuerdo cerrado para los presupuestos de la Generalitat para 2020, que implican un aumento del gasto de 3.070 millones de euros, tras haber cerrado una subida de impuestos con la que esperan recaudar 550 millones de euros más.

El acuerdo permitirá al Govern cumplir compromisos como el aumento de personal sanitario, prometido tras la huelga de médicos de 2018, con una partida de más de 900 millones de euros.

Y en materia de educación la Generalitat se compromete a recuperar la financiación de las guarderías, que debía sufragar al 50% con los ayuntamientos, pero lleva años sin pagar. Las cuentas acordadas dedican 70 millones de euros a este objeto.

Comentar ()