América Latina | Internacional | Política

Ábalos acompañó a la vicepresidenta de Maduro desde el avión a la sala VIP de Barajas

El ministro de Transportes sólo ha reconocido hasta ahora que saludó a Delcy Rodríguez en el interior del avión y que "no" se vieron en el edificio terminal / La sala VIP es territorio español "sin ninguna duda", dicen fuentes de la Guardia Civil a este diario

Sala VIP de la Terminal Ejecutiva de Barajas.

El ministro José Luis Ábalos acompañó a la vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, desde el avión hasta la sala VIP de la terminal ejecutiva del aeropuerto Madrid-Barajas. Fue en esa estancia donde la número dos de Maduro permaneció toda la madrugada bajo vigilancia policial hasta que horas después embarcó en un avión rumbo a Doha (Qatar).

El Independiente ha podido conocer en dos fuentes policiales diferentes que el encuentro que el titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tuvo con el alto cargo del régimen chavista no tuvo como único escenario el interior del Falcon privado de la compañía Sky Valet que trajo a Delcy Rodríguez y al ministro venezolano Félix Plasencia desde Caracas, como Ábalos ha reconocido hasta ahora forzado por las revelaciones periodísticas. Las fuentes aseguran que también se desplazó con ella en el vehículo que la trasladó hasta la sala VIP.

«Subí al avión y el ministro de Turismo venezolano me presentó a la vicepresidenta. Yo no la conocía. Le dije que la situación era un poco violenta y que no podía entrar en España. Me dijo que lo tenía claro y que iba a Turquía. Siempre fue con el comisario de Fronteras», declaró el titular de Transportes al programa El Objetivo, de La Sexta, el pasado domingo. Según su versión, duró «25 minutos».

Ábalos ha negado de forma explícita que se hubiera visto con Rodríguez en el edificio aeroportuario, según contestó a La Razón. ¿No se vieron en la terminal?, le preguntaron los periodistas. «No. La saludé en el avión. Como se produjo esta situación desagradable, recibí la tarde siguiente al ministro [Plasencia]. El avión era alquilado, privado, porque no podía ser del Estado venezolano. Ésa es la historia», respondió.

El detalle de que el encuentro continuó también fuera de la aeronave camino de la terminal, que no había trascendido hasta ahora, es sumamente revelador para el esclarecimiento de este episodio por cuanto fortalece la tesis -en contra de lo que mantiene el Gobierno en un intento de minimizar la dimensión de la polémica- de que Delcy Rodríguez sí pisó territorio español.

El ministro de Transportes sólo ha reconocido hasta ahora que saludó a Delcy Rodríguez en el avión y que «no» se vieron en el edificio terminal

La vicepresidenta es uno de los 25 mandatarios y altos funcionarios del Gobierno venezolano que tienen prohibido entrar en los 26 países que integran el espacio Schengen en virtud de las sanciones acordadas por la UE en noviembre de 2017 -ampliadas en septiembre pasado- por torturas y graves violaciones de los derechos humanos.

A preguntas de este diario, el letrado Javier Cremades -presidente de la Asociación Mundial de Juristas y fundador del despacho Cremades&Calvo Sotelo Abogados- admite que sería dudoso afirmar que una persona ha entrado en otro país si no llega a abandonar el avión porque cabría la interpretación de que la aeronave mantiene la bandera de origen, pero no tiene dudas de que se habría consumado si sale del aparato. Y éste es el caso de Delcy Rodríguez.

Territorio español «sin ninguna duda»

En esta línea, fuentes de la Guardia Civil consultadas por El Independiente aseguran «sin ningún género de dudas» que la sala VIP de la terminal ejecutiva del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas es «territorio español», por lo que España habría incumplido su obligación de impedir el acceso a la vicepresidenta de Maduro.

Desde que estalló la polémica, el Gobierno de Pedro Sánchez sostiene públicamente que Delcy Rodríguez siempre estuvo en la zona internacional de tránsito porque nunca llegó a pasar el control de pasaportes, por lo que aquélla nunca habría puesto un pie en España. Ésta es la versión que el Ejecutivo mantiene ante Bruselas para defender su actuación.

«Hizo escala y eso no significa entrar en territorio español», enfatizó Ábalos en la citada entrevista televisiva. A primera hora del lunes 20 de enero, la número dos del Gobierno venezolana fue trasladada hasta la T-4, donde embarcó en el vuelo de Qatar Airways que despega de Madrid a las 8.20 de la mañana rumbo a Doha. Y de allí prosiguió viaje hasta Estambul (Turquía), lo que le obligó a cubrir más de 5.000 kilómetros de más.

Violación del espacio aéreo

El incumplimiento de las medidas restrictivas para los jerarcas del régimen chavista se habría producido en el momento en que el avión en el que viajó Delcy Rodríguez entró en el espacio aéreo español. El reglamento aprobado por el Consejo de la UE el 13 de noviembre de 2017 establece en su artículo 20 que las medidas serían de aplicación «en el territorio de la Unión, incluido su espacio aéreo».

El encuentro secreto mantenido de madrugada en el aeropuerto de Madrid por Ábalos y la vicepresidenta de Venezuela sigue teniendo aristas no conocidas, a pesar de los detalles que ha tenido que ir reconociendo el ministro de Transportes a remolque de las informaciones periodísticas. Pero quedan aún flecos por aclarar.

Comentar ()