El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha asegurado que la mesa con ERC tiene unos límites, que son la unidad de España y la soberanía nacional, y que el estado autonómico permite reformas «con creatividad».

En una entrevista en La Razón, Rodríguez Zapatero apunta que éstas podrían ser un «reconocimiento más intenso de la identidad», especialmente en el ámbito de la lengua, y agrega que hay un espacio para las «reformas federalizantes», en el campo de la financiación autonómica o de la participación de Cataluña ante las instituciones, incluida la UE.

Añade que Barcelona podría tener un mayor reconocimiento institucional y económico en una descentralización económica. A ERC le sugiere que aparque su programa de máximos para poder garantizar la convivencia y augura que harán falta «horas y horas de diálogo», dado que con el procès «todo el mundo ha perdido».

Rodríguez Zapatero cree que el Gobierno «va por la buena dirección» al anunciar una reforma legislativa del Código Penal que puede reducir las penas de los condenados independentistas.

Tras afirmar que mantiene una buena relación con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, ha defendido la necesidad de hablar con todos, con los independentistas pero también con el resto de fuerzas políticas, incluido Vox, aunque le produzcan «contracturas» lo que dicen.

En cuanto al incidente por el encuentro entre el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, en Madrid, el expresidente ha restado importancia a lo ocurrido y ha destacado que ella ha trabajado a su lado a favor de los derechos fundamentales.

Y se ha mostrado convencido de que el futuro de Venezuela depende del diálogo y del respeto entre las partes.