Unidas Podemos ha votado este martes en la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados a favor de ocultar la hoja de servicios de Antonio González Pacheco, conocido como ‘Billy el Niño’. Una incongruencia absoluta con la posición pública del partido respecto al ex policía, que durante años ha sido uno de los objetivos recurrentes de la formación de Pablo Iglesias, hasta el punto de que el ahora vicepresidente del Gobierno llegó a llorar en el Congreso mientras recordaba al ex ministro Zoido las presuntas torturas que el policía, aseguraba, había llevado a cabo durante el régimen franquista.

«El PP está protegiendo a un torturador franquista. Ese malnacido torturó a luchadores por la democracia», dijo Iglesias en La Sexta tras el episodio, meses antes de la moción de censura, tras la cual confiaba en que el ministro del Interior que nombrase Pedro Sánchez retirase las medallas a González Pacheco.

La hemeroteca de Podemos respecto a Billy el Niño es amplia. El partido morado también pidió en su momento la dimisión del comisario José Manuel Mariscal, al que reprochaban haber invitado al «torturador» a un brindis celebrado en una comisaría de Ciudad Lineal.

Sin embargo, Podemos ha tropezado este martes consigo mismo, votando en la Junta de Portavoces en contra de reconsiderar el acuerdo de la Mesa que negó hacer público el expediente del Policía.

Fuentes de este órgano confirman a El Independiente que Podemos, a través de Pablo Echenique, se ha mostrado a favor de respetar el criterio de la Mesa del Congreso, que negó la solicitud del informe por tratarse de datos de carácter personal.

Desde Unidos Podemos se ha justificado el voto asegurando que, pese a la voluntad del partido de hacer públicos estos datos, los letrados del Congreso lo desaconsejan de acuerdo a la ley actual. Fue el criterio que ya movió a la Mesa en su pronunciamiento anterior.

«Hoy en la Junta de Portavoces hemos votado en contra de divulgar la hoja de servicios de Billy el Niño porque teníamos dudas jurídicas», ha confirmado en Twitter Pablo Echenique. «Hemos estudiado el tema en detalle y hemos reparado en el error. Cuando vuelva la solicitud a la Mesa votaremos a favor», ha escrito el portavoz tras comprobar el escándalo generado en redes sociales tras el posicionamiento de Podemos.

Horas después, ha sido el propio Pablo Iglesias quien ha reconocido el error: «No hay excusa que valga». «Las buenas intenciones no justifican errores como este. Por suerte podemos rectificar. Mis disculpas avergonzadas a las víctimas», ha escrito el secretario general de la formación.

Unas disculpas que llegan tras una oleada de críticas y de cara a la galería, sin certeza siquiera de que el tema regrese a la Mesa en algún momento. El partido, de hecho, ha asegurado haber votado en función de «dudas jurídicas» que, sin embargo, parecían estar resueltas apenas una hora después de la votación.

Las críticas

«¡Sorpresa! ¡Otro sapo más!», ha criticado el diputado abertzale Jon Iñarritu, cuya denuncia ha provocado rápidas y airadas reacciones en el entorno de la izquierda. «Unidas Podemos se posiciona en contra de entregar información sobre el torturador Billy el Niño al Congreso», ha criticado por su parte el diputado del BNG Néstor Rego. «Parece que la coherencia cotiza menos que los ministerios», ha sentenciado.

«Una cosa es tragar sapos, otra es esto», ha escrito el ex líder de Podemos en Cataluña, Albano Dante Fachin. Las críticas han sido generalizadas también entre votantes del partido, escandalizados con la poco coherente votación del partido respecto a su posición histórica.

«Supongo que forma parte de las renuncias y contradicciones de las que hablaba Iglesias hace semanas. Pero en este caso creo que el sapo es demasiado grande y demasiado indigesto. Urge una explicación sobre este dislate acerca nada menos que del torturador Billy el Niño», ha criticado por su parte el ex diputado madrileño Raúl Camargo, miembro de Anticapitalistas.

«Hay cosas que cuesta mucho entender», ha añadido en su cuenta Hugo Martínez Abarca, diputado de Más Madrid en la Asamblea de Madrid.