Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza de Atocha de 1977 , ha llegado a primera hora de la mañana de este viernes al aeropuerto de Madrid extraditado por Brasil después de que, tras varias décadas prófugo, fuera arrestado en Sao Paulo en 2018.

Nada más aterrizar, García Juliá, escoltado por agentes de la Policía Nacional, ha sido conducido directamente a la cárcel de Soto del Real donde se le realizará una liquidación de condena que fije cuántos años de prisión le quedan por cumplir tras haber huido de España cuando obtuvo la condicional.

García Juliá embarcó en un vuelo comercial de Iberia que despegó poco después de las 16.00 hora local (19.00 GMT) rumbo a la capital española desde el aeropuerto internacional de Guarulhos, en la región metropolitana de Sao Paulo, al que llegó acompañado por el cónsul de España en Sao Paulo, Ángel Vázquez, según pudo constatar Efe.

El antiguo militante de Fuerza Nueva, que tenía 24 años cuando cometió la matanza, fue condenado en 1980 por cinco asesinatos y cuatro intentos de homicidio en el despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras, en el número 55 de la calle Atocha de Madrid.

Tras dos décadas en paradero desconocido, fue detenido en diciembre de 2018 en Sao Paulo gracias a las investigaciones de las policías española y brasileña y el apoyo de Interpol

Su condena fue limitada al máximo de 30 años previsto entonces por la ley y en 1991 se le concedió la liberad condicional.

Obtuvo después la autorización para viajar a Asunción y trabajar allí, con la condición de presentarse mensualmente en la Embajada de España en Paraguay, pero incumplió lo previsto.

El condenado desapareció e inició entonces un periplo de fugas por Latinoamérica. Su última pista antes de ser arrestado en Brasil se perdió en Bolivia, donde vivió un tiempo y había sido encarcelado por un delito relacionado con el narcotráfico.

Tras dos décadas en paradero desconocido, fue detenido en diciembre de 2018 en Sao Paulo gracias a las investigaciones de las policías Nacional española y Federal brasileña y el apoyo de Interpol.

Su extradición fue autorizada por la Corte Suprema en agosto de 2019.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asegura que la extradición de García Juliá es un triunfo de la «Democracia y de la Justicia».

Sánchez recuerda en su cuenta de Twitter que «hace 43 años mató a 5 personas en el atentado de Atocha; una matanza que no pudo frenar el deseo de libertad de toda una sociedad».

«Hoy la Democracia y la Justicia vuelven a triunfar. Hoy llega a Madrid uno de sus asesinos, Carlos García Juliá, tras ser extraditado por Brasil», añade el presidente del Gobierno.