Los policías nacionales destinados en Cataluña que realizarán en Linares (Jaén) durante el próximo mes el curso para optar a vacantes en las Unidades de Intervención Policial (UIP) o ‘antidisturbios’ tendrán que anticipar el 60 % de los gastos de alojamiento y manutención debido a la «falta de reposición de fondos por parte del Tesoro Público».

La Jefatura Superior de Policía en Cataluña ha enviado este miércoles a sus plantillas un correo electrónico en el que les informa de los problemas que han surgido para el abono del anticipo a los agentes que participarán en el XXXIII curso de especialización en ejecución para UIP. Éste se desarrollará del 17 de febrero al 13 de marzo (26 días) en el centro de prácticas operativas de La Enira y a él asistirán en total 271 funcionarios de la escala básica (oficiales y policías).

Según se detalla en el e-mail, al que ha tenido acceso El Independiente, este año se adelantará tan sólo el 40 % de la dieta -y no el 80 % como en ediciones precedentes- y el resto cuando «se disponga de los fondos oportunos». Los agentes se desplazarán a Linares sin saber en qué fecha el Tesoro transferirá el dinero y, posteriormente, la Dirección de la Policía a sus cuentas.

Correo electrónico enviado este miércoles a los policías que realizarán el curso para entrar en la UIP.

El real decreto que regula las indemnizaciones por razón del servicio, vigente desde 2002, prevé la posibilidad de que los funcionarios que asistan a cursos de capacitación, especialización o ampliación de estudios que se celebren fuera del término municipal donde tengan establecidas sus residencias puedan ser indemnizados con independencia de lo que duren las sesiones formativas.

271 policías realizarán el curso

Éste es el caso de los 271 policías que han sido seleccionados para el curso de acceso a la UIP, tras convocarse 280 plazas en las distintas unidades repartidas por todo el país. Fueron 615 agentes los que presentaron la instancia para poder presentarse a la primera criba, consistente en pruebas físicas, técnico-profesionales y psicotécnicas.

Fuentes policiales han explicado a este diario que la dieta por asistencia a cursos equivale al 80 % de la que se abona en comisiones de servicio, fijada en 77,13 euros al día para los integrantes de la escala básica. Ello quiere decir que los funcionarios que harán el curso de especialización para ingresar en los ‘antidisturbios’ tienen derecho a percibir 61,7 euros al día para pernoctar y realizar las tres comidas.

Teniendo en cuenta que el curso se prolongará durante 26 días y que son 271 los policías participantes, el montante de las dietas superará los 434.700 euros (a razón de unos 1.600 euros por persona). Fuentes policiales han dicho que la incidencia afecta sólo a Cataluña y que a los funcionarios de otras comunidades que van a participar ya les han ingresado el dinero.

Tercer tramo de la equiparación

La falta de reposición de fondos para hacer frente a este gasto se produce en vísperas de que el Ministerio del Interior abone el tercer y último tramo de la equiparación salarial: 247 millones de euros a repartir entre policías nacionales y guardias civiles a fin de recortar la brecha retributiva con los Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza. El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha reiterado su compromiso de abonar esta cantidad, pero ni ha concretado aún en qué nómina ingresará el dinero ni cuál será el porcentaje de reparto entre ambos Cuerpos.

Para ingresar en la Unidad de Intervención Policial se requiere ser funcionario del Cuerpo Nacional y estar en posesión tanto del permiso de conducir de la clase B como de la ‘autorización BTP’ (transporte prioritario). Igualmente, es necesario que no se encuentre en periodo de servidumbre ni que se halle realizando otro curso.

El Centro de Actualización y Especialización de la División de Formación y Perfeccionamiento y la Comisaría General de Seguridad Ciudadana llevan a cabo un proceso de selección en el que se analizan los méritos de cada candidato, antes de que estos se sometan a las primeras pruebas de selección de la que salen los aspirantes que realizarán el curso teórico-práctico. Despliegue en formación, manejo de la bocacha y el escudo, subir a la furgoneta cargado con el equipo o aprender a trabajar en equipo son algunas de las habilidades que se trabajan durante esas cuatro semanas.

Jura del cargo y petición de destino

Los agentes que aprueben dicho proceso formativo juran el cargo como miembro de la UIP y reciben el diploma acreditativo, el distintivo y el uniforme, antes de solicitar destino entre las plazas ofertadas. Éstas se asignan en función de la puntuación obtenida durante el curso, teniendo que comprometerse el funcionario a permanecer en Unidades de Intervención Policial durante al menos tres años.

Junto a la Unidad Central de Intervención (UCI), con sede en Madrid, las UIP están desplegadas en 11 bases -Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Granada/Málaga, Bilbao, Valladolid, A Coruña/Vigo, Oviedo, Las Palmas de Gran Canaria/Santa Cruz de Tenerife y Zaragoza- con las que se cubre todo el país.

En total, las UIP cuentan con 52 grupos, cada uno con una dotación de 50 agentes (2.600 efectivos). Se trata de una asignación teórica, como se ha puesto de manifiesto en el reciente despliegue extraordinario en Cataluña (Operación Ícaro): la dotación media en la práctica se encontraba en unos 40 policías por grupo.