El periodista Xavier Rius ha presentado una querella contra el presidente de la Generalitat, la alcaldesa de Barcelona y los máximos responsables de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana por los cortes que, desde hace más de tres meses, protagonizan colectivos independentistas en la principal vía de salida de Barcelona. Unos cortes que el propio Rius quiso denunciar el pasado sábado con un vídeo por el que fue agredido por algunos de los manifestantes.

Rius fue increpado por varios manifestantes, que le rodearon y zarandearon, intentando arrebatarle el móvil con el que estaba grabando la escena, sin que los Mossos que observaban la escena intervinieran en ningún momento.

Desde que se hizo pública la sentencia del procés, el pasado 14 de octubre, entre uno y dos centenares de personas se congregan en la Meridiana de Barcelona, a la altura del cruce de Fabra i Puig, para cortar la avenida. Un corte que se ha repetido durante más de tres meses cada tarde, entre las 20.00 y las 22.00 horas, en el momento de máximo tráfico por esta vía, la principal salida de la capital catalana en dirección a la segunda corona metropolitana.

La querella presentada por Rius se dirige contra la alcaldesa Ada Colau, Quim Torra, el conseller de Interior, MiquelBuch, la consellera de Presidencia, Meritxell Budó, el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, el mayor de los Mossos, Miquel Esquius, el jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, y el director general de Administración de Seguridad del Departament de Interior, Jordi Jardí.

A todos ellos atribuye la responsabilidad del incidente vivido el pasado sábado, por no haber tomado medidas durante estos más de tres meses para impedir los cortes de tráfico promovidos por Ómnium, ANC, y los CDR, entre otras entidades independentistas. Rius denuncia además la pasividad de los policías presentes en el incidente, que poco después se justificaban ante el periodista asegurando que no intervienen por «una decisión política» y que «estamos a las órdenes de los políticos».

Quejas de Batlle y permiso a la ANC

El pasado diciembre, cuando se habían apagado ya el resto de las protestas contra la condena a los líderes del 1-O pero se mantenían los cortes en la Meridiana, Batlle reclamó a Interior que los mossos actuaran para impedir esos cortes. Pero la respuesta de Interior fue dar autorización oficial a las protestas gracias a que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) presentó una petición para seguir con las manifestaciones.

La ANC ha sido autorizada por la Conselleria de Interior para cortar la principal vía de salida de Barcelona durante tres horas, en plena hora punta de salida de la ciudad, hasta el 28 de febrero. Habrán completado así cuatro meses de cortes de tráfico sin que las autoridades hayan hecho nada para impedirlo, tampoco desde el Ayuntamiento, pese a las quejas de Batlle.