Política

Justicia cede ante Igualdad para aprobar la nueva ley de consentimiento sexual antes del 8-M

Los de Iglesias quieren que la política de inmigración "refleje el espíritu progresista" del Gobierno de coalición frente a la posición de Grande Marlaska sobre las "devoluciones en caliente" y el asilo

Iván Redondo, Adriana Lastra, Miguel Ángel Oliver y Pablo Echenique, entre otros, durante la reunión de coordinación entre PSOE y Podemos. EFE

PSOE y Unidas Podemos han celebrado este jueves su primera reunión de la comisión de seguimiento que se pactó con el gobierno de coalición entre ambas formaciones. Y lo ha hecho coincidiendo con las primeras discrepancias entre los socios en dos temas especialmente sensibles, esto es, la política de inmigración y la reforma del Código Penal respecto al consentimiento sexual.

Sin embargo, Moncloa ha intentado parar la bola de nieve afirmando que «la ley de Libertad Sexual tiene un consenso total en el Gobierno de coalición». Dicen que se trata de un proyecto legislativo «ilusionante» que «estará listo en los plazos previstos y enviará un mensaje claro de compromiso del Gobierno con la igualdad de cara al 8 de marzo». Eso significa que irá una reforma parcial del Código Penal al Consejo de Ministros del próximo 3 de marzo, aparcando la sedición, y se explicitará que sólo hay sexo consentido en caso del «sí es sí».

La cuestión enfrentaba a los socios más por detalles de forma que de fondo. Coincidenen la necesidad de modificar el Código Penal en lo que afecta al consentimiento sexual, de modo que no se distinga entre abusos y violación, carencias que puso de manifiesto la primera sentencia contra «la manada». Unidas Podemos en general, y el Ministerio de Igualdad de Irene Montero en particular, insistían que esta reforma esté lista coincidiendo con la semana de la celebración del Día de la Mujer, el 8 de marzo. En cambio Justicia quería hacerla coincidir con la modificación «ad hoc» del delito de sedición para beneficiar a los condenados por el procés. Fuentes del Gobierno, no obstante, insistían en negar estas discrepancias y aseguraban que la reforma estará lista en los próximos días.

En cuanto a la política de inmigración, que también ha enfrentado al partido del vicepresidente segundo con el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, respecto a las devoluciones en caliente y el endurecimiento del asilo, Unidas Podemos dice esperar que «nuestra posición como Gobierno refleje el espíritu progresista del acuerdo«, según ha afirmado el representante de los Comunes y miembro de la Mesa del Congreso, Jaume Asens. Dice estar seguro de que los socios de la coalición «vamos a encontrar una solución que esté en coherencia con el pacto al que llegamos con el PSOE». Tras hacer esta advertencia, ha querido quitar «dramatismo» a esta cuestión asegurando que no va a ser «un obstáculo grave» en la convivencia interna del Gobierno.

El Consejo de Ministros del 3 de marzo puede aprobar la reforma que pretende Irene Montero

La comisión de seguimiento gubernamental -hay otra entre Grupos Parlamentarios- está formada por Adriana Lastra, Iván Redondo, Miguel Ángel Oliver, Félix Bolaños e Isabel Valldecabres por parte de Moncloa y el PSOE. De Unidas Podemos están Pablo Echenique, Julio Rodríguez, Ione Belarra y Juanma del Olmo. A su término se ha constatado «las líneas de coordinación dentro del ejecutivo» y se reunirá periódicamente en función de la propia dinámica del Gobierno de coalición, pero eluden cualquier referencia al contenido que se ha debatido en el mismo y si quedan definitivamente despejados todos los escollos.

Te puede interesar

Comentar ()