El CIS de José Félix Tezanos vuelve a premiar al PSOE de Pedro Sánchez. Los socialistas se sitúan en el 30,9 por ciento de intención de voto, cinco décimas más que en enero, mientras que el PP baja un punto, al pasar del 19,9 al 18,9 del barómetro que acaba de dar a conocer el instituto demoscópico oficial. De ese modo, la distancia ente la priemra y segunda fuerza política se acrecienta, pasando de los 10 puntos del barómetro de enero, a 12. Unidas Podemos apenas se mueve de la tabla, mientras que Vox saca exactamente el mismo resultado que hace un mes. Por su parte, Ciudadanos, pendiente de resolver la sucesión de Albert Rivera elección que, salvo sorpresa, recaerá en Inés Arrimadas, es la gran sorpresa puesto que recupera casi dos puntos en intención de voto, incluso por encima del 10-N.

Sin embargo, a la hora de valorar el acuerdo de coalición, los entrevistados no muestran especial entusiasmo. Al 22 por ciento les parece regular y a un muy estimable 15,8 mal. Son algo menos los que apoyan el pacto, que se dividen entre los que le califican como muy bueno (7,4) y bueno (28,2). También se interesa el CIS de Tezanos por la evaluación que hacen los encuestados sobre si el gobierno de coalición les ha causado buena o mala impresión. Ganan los detractores con un 38,3 frente a los que les gusta con un 31,2. Muy mayoritario es el porcentaje de los que creen que no aguantará cuatro años, ya que opinan esto el 43,8 ante un 34,8 que creen que se agotará la legislatura. Eso no impide que el PSOE siga creciendo electoralmente.

Vox, responsable de la crispación

Por otro lado, los el 53,6 por ciento de los ciudadanos creen que hay «bastante crispación» política de la que responsabilizan principalmente los partidos (56,2) y, en segundo lugar a los medios de comunicación y los periodistas (9,5). Por partidos, apuntan principalmente a Vox (27,), y al PSOE en segundo lugar (16,5) seguidos del PP (11,4). Pero si se interroga concretamente sobre el grado de responsabilidad de los dirigentes políticos, si bien acusa a Santiago Abascal el 26,27, Pedro Sánchez, no sale, en lo personal, mucho mejor parado, puesto que 20,7 le acusa de agitar las aguas de la crispación. En cambio, a Pablo Casado, contra el mantra socialista de la derecha radicalizada del PP sólo apunta un 9,6.

El CIS incluye en la valoración de los líderes políticos el nombre de Inés Arrimadas, a pesar de no haber sido elegida todavía sucesora de Albert Rivera. Consigue un 3,5 de valoración, por detrás de Pedro Sánchez que aunque no aprueba, al obtener sólo un 4,5, es el más valorado de todos, seguido por el empate entre Pablo Casado y Pablo Iglesias con un 3,7 de «nota»; Alberto Garzón, 3,6; Íñigo Errejón, 3,3, y, el último, Santiago Abascal, 2,8.

El sondeo se realizó entre los días 1 y 11 de febrero, ya nombrado el nuevo gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos y producidos los primeros contactos entre Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en Barcelona el pasado día 6.

En el barómetro correspondiente a enero, que sí tenía «cocina» posterior, el PSOE conseguía el 30,4 por ciento, con el 23,7 de voto directo sobre censo y 33,5 sobre voto emitido. El PP de Pablo Casado quedaba muy lejos de los socialistas, a más de diez puntos, al no llegar ni al 20 por ciento, en concreto el 19,9. VOX se anclaba en el 13,4 por ciento de intención de voto y Unidas podemos y sus confluencias llegaban al 13,8.

Comparados con los resultados del 10-N, Pedro Sánchez incrementaría en más de dos puntos sus resultados de celebrarse ahora elecciones, mientras que el líder del PP cedería un punto. La formación de Santiago Abascal también estaría a la baja. En cambio Ciudadanos, cortaba la sangría de votos que le llevó de 57 escaños el 28-A a tan solo 10 en las últimas generales.