Dos agentes deportivos internacionales, Fali Ramadani y Nikola Damjanac, cuya compañía se habría ocupado del fichaje de jugadores de equipos de nuestro país, como Jovic (Real Madrid), Kalinic y Savic (Atlético de Madrid), Seferovic (Real Sociedad) o Zdjelar (Mallorca), entre otros, están citados a declarar este jueves en la Audiencia Nacional por presuntos delitos fiscales y blanqueo de capitales.

Según una investigación iniciada por la Fiscalía Anticorrupción y dirigida por el Juzgado Central 3 de la Audiencia Nacional, los dos agentes habrían llevado a cabo desde 2017 a través de su agencia de representación, una de las más relevantes en Europa, fichajes ficticios de futbolistas en Chipre, Serbia y Bélgica, y habrían obtenido beneficios millonarios por ello. Después, según los investigadores, habrían lavado dichos beneficios adquiriendo propiedades inmobiliarias en España.

Mansiones en Calviá (Mallorca)

Esta misma semana, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, estalló una operación contra los dos agentes para lo que realizó registros en diversos domicilios, sedes de empresas, bufetes de abogados y se requirió información de fichajes a distintos clubes, entre ellos al Real Madrid, Atlético de Madrid, Sevilla, Real Sociedad o Mallorca.

Ramadani y Damjanak, citados a primera hora de esta mañana ante la jueza María Tardón, habían adquirido lujosas viviendas en el término municipal de Calviá (Mallorca) y habrían creado para ello un complicado entramado societario para ocultar la verdadera titularidad de los mismos.

«Tras realizar un exhaustivo seguimiento del origen del dinero a nivel internacional se pudo descubrir cómo estos agentes formaban parte de una organización criminal que era capaz de controlar diversos clubes de fútbol de países como Serbia, Chipre o Bélgica, llevando a cabo fichajes ficticios de los que solo se tuvo conocimiento a través de los documentos desvelados por diversos medios de comunicación social y comúnmente denominados como Football Leaks, obteniendo grandes perjuicios económicos para los citados clubes así como para el erario público de los países implicados por la evasión de impuestos», informó la Guardia Civil.

La operativa de «blanqueo»

Según la investigación, para la que las fuerzas de seguridad española contaron con apoyo de EUROPOL, los dos agentes «habrían introducido en nuestro país una cantidad superior a los 10 millones de euros para adquirir sus viviendas, yates y mantener su elevado nivel de vida».

Para introducir dicho dinero en España, según la información facilitada por Hacienda, «habría jugado un papel fundamental un despacho de asesoramiento fiscal radicado en Malta y con delegaciones en otros países, cuyos trabajadores participarían en el ocultamiento y posterior introducción en España de parte del dinero obtenido por los investigados, así como en la estrategia de deslocalización fiscal de los citados, para evitar el pago de impuestos en nuestro país».

Además de los dos agentes, otras tres personas están investigadas por participar presuntamente en la organización criminal. La jueza también ha citado este jueves a testigos.