El Gobierno dará luz verde este martes a uno de sus proyectos «insignia»: la nueva ley educativa -la «ley Celaá»-, que no llegó a tramitarse por las elecciones.

En la reunión de este martes, el Consejo de Ministros aprueba por segunda vez el proyecto de ley educativa con el que la ministra Isabel Celaá quiere derogar la Lomce, aunque a diferencia del pasado febrero esta vez el documento podrá llegar al Congreso para su debate parlamentario.

El proyecto de Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación (Lomloe), también conocido como «ley Celaá» -como pasa con la Lomce o «ley Wert»-, vuelve a aprobarse sin cambios y será en el Congreso y Senado, con la presentación de enmiendas de los diversos partidos, cuando se pueda consensuar alguna variación.

Entre los principales puntos de la nueva ley se encuentra que los estudiantes de Primaria y ESO cursarán una materia de Educación en valores cívicos y éticos mientras que la Religión no contará en la nota media en el acceso a la Universidad o para becas y no será obligatorio cursar una materia alternativa para quien no la escoja.

Desaparecen definitivamente las pruebas de final de etapa o «reválidas» de la Lomce pero habrá pruebas de diagnóstico al finalizar Primaria y la ESO.

Para la obtención y el mantenimiento de unidades concertadas se quita el término «demanda social» y se priorizará a los centros que apliquen el principio de coeducación y no separen al alumnado por género u orientación sexual.EFE