Carles Garcías Hernández, jefe de gabinete del conseller de Exteriores de la Generalitat, fue cesado de su cargo en la Generalitat el pasado 24 de enero por un caso continuado de acoso sexual a diversas trabajadoras del departamento. Así lo han confirmado tanto el Gobierno catalán como Esquerra, después de que el diario Ara avanzara el cese de la mano derecha de Alfred Bosch.

La formación republicana asegura en su comunicado que en cuanto tuvo conocimiento de las denuncias se abrió un procedimiento interno, y al ver que se confirmaban las denuncias se cesó a Garcías tanto de sus cargo internos en el partido como, finalmente, de su responsabilidad en la Consellería de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia.

El proceso, sin embargo, no ha sido tan expedito como afirman desde ERC. Las primeras denuncias se produjeron hace siete meses, pero el conseller Bosch se habría resistido a tomar la iniciativa y cesar a Garcías, hasta el punto de que el pasado diciembre el presidente del partido, Oriol Junqueras, lo convocó a la prisión de Lledoners para exigirle el cese de su colaborador más directo.

Condena de Bosch

En el comunicado hecho público esta mañana por el departamento, Bosch asegura «en su nombre y el de todo el Departamento» que «rechaza y condena rotundamente las actitudes machistas y pide disculpas por el dolor que haya podido provocar este caso en las personas afectadas y su entorno».

El departamento reconoce en su comunicado haber recibido «informaciones» sobre actitudes machistas por parte de «un trabajador eventual» del a Conselleria de Exteriores, lo que impulsó una investigación interna. Dado que la investigación «no desmintió los hechos, se abrió un nuevo proceso interno de forma coordinada con Esquerra», añade el comunicado, un proceso que sigue abierto, según confirman desde el partido.

Exteriores asegura que el conseller cesó a este trabajador tras conocer esta situación y que «la ruptura se hizo efectiva en pocas semanas, después de gestionar el correcto traspaso de funciones». Un extremo que desmienten las informaciones que hablan de meses de quejas y denuncias ante el departamento y el partido, desatendidas por Bosch en defensa de su colaborador más cercano.

Desde Esquerra también se ha emitido esta mañana un comunicado en el que se reseña como la responsable Dones de ERC, Raquel Sans, abrió una investigación interna y, una vez comprobado que las informaciones sobre los supuestos abusos «eran suficientes» instó al conseller a «extinguir la relación laboral con el cargo eventual, tal como hizo el Departamento semanas después».

Garcías ha sido suspendido también de militancia y de todos los cargos internos en el partido, aunque el proceso de investigación sobre las denuncias de acoso sigue abierto, como reconocen desde Esquerra. La formación destaca en su comunicado su compromiso contra «cualquier comportamiento machista» así como «su apoyo moral y material a las víctimas afectadas por los comportamientos objeto de investigación en este proceso».