Italia echa el cierre a sus fronteras. El primer ministro Giuseppe Conte ha anunciado este lunes que el país queda completamente aislado de cara al exterior, en todas sus regiones. Sólo se podrá entrar o salir de la nación por razones de emergencia justificada. Los desplazamientos interiores quedan también severamente restringidos.

«Toda Italia será zona protegida. Ya no hay más área roja, verde o amarilla. Todos los movimientos están prohibidos, excepto por necesidades probadas. En toda Italia», ha afirmado Conte en un discurso televisado en el que ha subrayado la emergencia que vive el país: «No hay más tiempo».

Conte ha indicado que estarán vigentes en todo el país las medidas aplicadas hasta ahora en Lombardía y otras 14 provincias. Conte ha comparecido en el Palacio Chigi, sede del Gobierno, acompañado por el ministro de Relaciones con las Regiones, Francesco Boccia, que se ha referido a la «homogeneización progresiva de las normas en todo el territorio nacional».

Italia ha confirmado este lunes 1.797 nuevos casos en su territorio, donde se contabilizan ya 9.172 positivos confirmados. Los muertos se elevan a 463, tras producirse 97 fallecimientos en las últimas 24 horas.

María Neira (OMS): «Espero que Italia haya reflexionado bien las consecuencias de la medida que acaba de adoptar»

Médicos del norte del país han alertado del progresivo colapso del sistema sanitario, desbordado por la necesidad de camas UCI. Aunque la letalidad bruta del brote italiano se sitúa en el 5%, más del 15% de los casos requieren hospitalización, lo que está generando un enorme estrés a la red pública y privada italiana.

El país transalpino ya ha decretado el cierre de escuelas, universidades, recintos culturales y reuniones masivas de todo tipo. También ha suspendido los eventos deportivos, al menos, hasta el próximo 3 de abril. Incluso ha pospuesto el referéndum constitucional que debería celebrarse en las próximas semanas.

Ante esta drástica decisión en Italia, la directora de Salud Pública de la OMS, María Neira, ha afirmado en la noche del lunes en Onda Cero, que «espero que Italia haya reflexionado bien las consecuencias de la medida que acaba de adoptar».