El teléfono de emergencias 061 será por fin gratuito en Cataluña. Así lo ha anunciado esta mañana el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una comparecencia acompañado por el vicepresidente económico, Pere Aragonés, y los consellers de Empresa, Carme Chacón, y Trabajo, Chakir el Homrani, para presentar el primer paquete de medidas económicas ante la crisis.

Torra ha anunciado como primera medida económica la apertura de una línea de crédito destinada a las pymes catalanas que Aragonés ha concretado en 1.000 millones de euros. Y como segunda medida, la gratuidad del 061 que, en opinión de Torra, «nos ayudará a descongestionar los servicios atención sanitaria».

Desde el inicio de la crisis sanitaria las instituciones catalanas han dirigido a la población a este número de atención telefónica para evitar las consultas presenciales en los centros sanitarios. Le han dado prioridad incluso por encima del teléfono de emergencias, el 112, sin advertir en ningún momento que era un teléfono de pago.

El 061 no lo cobra la Generalitat» argumenta Aragonés en defensa del Govern

Un extremo que ha intentado matizar hoy Aragonés, señalando que se trata de un contrato con las operadoras telefónicas. «El 061 no lo cobraba la Generalitat sino las operadoras», ha argumentado el dirigente republicano. «A partir de ahora ese coste lo asume la Generalitat.

Torra ha anunciado además un refuerzo en la Oficina de barreras a internacionalización, que ha presentado como «un 012 para las empresas, para atender consultas a raíz de los efectos económicos de la pandemia». El president ha incluido además en esas cuatro líneas de acción prioritaria medidas para «favorecer el teletrabajo y la flexibilidad interna en todos los casos que sea posible».

Crédito para evitar despidos

Aragonés, por su parte, ha destacado las líneas de crédito que se habilitarán a través de las entidades financieras, y que la Generalitat avalará en un 75% a través del ICF. La previsión del Govern movilizará 190 millones de euros para avalar esos créditos, con los que se espera llegar a 4.000 pymes catalanes.

Dos sectores serán prioritarios, el turístico y el de la cultura, que desde esta semana ha tenido que suspender su actividad por la reducción de aforos. Tanto Torra como Aragonés y Homrani han insistido además vehementemente en que el objetivo prioritario de estas medidas es ofrecer liquidez a las empresas para evitar EREs temporales, una medida que ha reclamado flexibilizar la patronal Foment del Treball.

Conferencia de presidentes autonómicos

En este contexto, Quim Torra ha confirmado además su asistencia -telemática- a la conferencia de presidentes autonómicos convocada por Pedro Sánchez este sábado para analizar la crisis del coronavirus. Eso sí, Torra ha dejado claro que obviará excepcionalmente su veto a las reuniones multilaterales, con otros presidentes autonómicos, por la gravedad de la crisis.

«Esta enfermedad nos pone a prueba como personas, ahora no hay colores políticos» ha argumentado el presidente catalán antes de anunciar que esta sábado participará en la conferencia «con actitud solidaria y exigente».

Torra ha asegurado que «consensuará» con los miembros de su ejecutivo un paquete de medidas para «ir de forma activa, no pasiva» al encuentro. Y ha destacado entre esas medidas la relajación del techo de gasto y de las medidas de contención de déficit de las comunidades autonómicas y ayuntamientos.