El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, ha ordenado este sábado el cierre de «toda actividad de producción no esencial» tras el repunte de casos de coronavirus que ha presentado el país durante la última jornada.

«Cerraremos todas las actividades de producción no esenciales hasta el 3 de abril. Farmacias, supermercados y parafarmacias permanecerán abiertos. Los servicios esenciales estarán garantizados: bancos, correos y aseguradoras», ha indicado el primer ministro en rueda de prensa, informa Europa Press.

«Nos enfrentamos al mayor desafío después de la Segunda Guerra Mundial. Unidos, lo conseguiremos», ha precisado el mandatario, que ha pedido a los italianos que guarden la calma. Entre las actividades que el Ejecutivo considera como esenciales se encuentran, entre otras, la agricultura, la pesca y la alimentación, además de los servicios de información y de comunicación.

Subrayó que todas las empresas deben fomentar el teletrabajo y que sólo continuarán trabajando los empleados que realicen actividades «relevantes para la producción nacional» en fábricas de todo el país.

«Ralentizamos el motor de Italia, pero no lo detenemos», apuntó, consciente de que las regiones más castigadas son Lombardía, Emilia Romaña y Véneto, que juntas representan el 40 % del producto interior bruto (PIB).

Entre las actividades esenciales se encuentran la agricultura, la pesca, la alimentación y los servicios de información y de comunicación

El primer ministro también se refirió a la polémica desatada en el país después de que algunas regiones como Véneto (norte) hayan decidido cerrar los supermercados los domingos y los días de fiesta para evitar concentraciones de gente,informa Efe.

Algunos en el país están en contra de esta propuesta, como el ex primer ministro y líder de la gobernante Italia Viva, Matteo Renzi, que ha dicho que sería un error porque crearía largas colas y se incrementaría el riesgo de contagios.

«No hay ninguna restricción a los días de apertura de supermercados, invito a todos a mantener la calma, no hay necesidad de acudir en masa y crear largas colas», argumentó.

Conte animó a todos los italianos a respetar «las normas, con paciencia, responsabilidad y confianza» para que el número de contagios disminuya, y reconoció que «quedarse en casa no es fácil» pero que es la única solución para proteger las vidas de todas las personas.

«Nuestro sacrificio de quedarnos en casa es mínimo comparado con el que hacen otros ciudadanos, trabajadores en hospitales, miembros de las fuerzas del orden, empleados de supermercados y servicios públicos. Hombres y mujeres que no solo van a trabajar, sino que cumplen cada día con un acto de gran responsabilidad hacia la nación», concluyó

El Gobierno de Italia ha confirmado este sábado la muerte de 793 personas en todo el país en las últimas 24 horas a causa de la pandemia de coronavirus, en lo que supone un nuevo récord diario, hasta totalizar 4.825 fallecidos y 53.578 casos confirmados tras detectar 4.821 nuevos casos.

El repunte de este sábado se debe principalmente a las nuevas cifras registradas en la región de Lombardía, la más afectada del país, donde han muerto 546 personas en 24 horas, según ha informado el asesor regional de asistencia sanitaria Giulio Gallera.