Política

El número de muertos vuelve a dispararse en Italia con casi 1.000 en un día

Militares custodian el traslado de un cadáver cerca de Milán. EFE

Italia ha vivido el día más funesto desde el inicio de la epidemia de coronavirus, con 969 muertes registradas en las últimas 24 horas. El dato llega como un jarro de agua fría tras varios días de tendencia positiva, y representa 300 fallecidos más que el día anterior. Un dato horroroso que eleva el total de fallecidos en el país a 9.134, según la actualización de Protección Civil.

El dato incluye a 50 fallecidos de la región del Piamonte que no estaban contabilizados en los datos de ayer. Supone un trago difícil para unas autoridades que comenzaban a vislumbrar una «luz al final del túnel» esta misma semana. El repunte de fallecidos es especialmente extraño en un día en el que se han vuelto a reducir los contagios (5.959, en comparación con los 6.153) y los casos activos (4.401, menos que los 4.492 del día anterior).

Así, Italia deja sus cifras en 86.498 positivos y 9.134 fallecidos desde el inicio de la crisis. Los recuperados son ya 10.950, aunque este viernes se han sumado sólo 589 tras varias jornadas rozando o por encima de los 1.000. El presidente del Instituto Superior de Salud (ISS), Silvio Brusaferro, ha explicado esta mañana que desde el 19-20 de marzo se ha constatado que «la curva de nuevos casos parece atenuarse ligeramente en su ascenso», si bien ha recalcado que aún hay zonas con un elevado ritmo de contagios. Entre estas ha citado «Lombardía, una parte de Piamonte y de Véneto».

Italia insiste en que el aislamiento está funcionado y esperan llegar estos días al pico estos próximos días

Brusaferro ha advertido de que en Italia aún no han llegado al pico y tampoco lo han superado. Hay señales de que el ritmo de contagio se está ralentizando y de que «las medidas adoptadas están surtiendo efecto», así que esperan poder llegar al pico «estos días», ha confiado, recalcando que aún no se ha entrado en la fase del declive sino de «ralentización del crecimiento».

Entretanto, el presidente de Lombardía, Attilio Fontana, que el jueves se había mostrado preocupado por el aumento continuado en el número de casos, tras registrar 2.500 contagios en un día en la región, ha dado este viernes una explicación y ha aclarado que en realidad la curva no sigue creciendo.

En declaraciones a la prensa, ha indicado que «se ha cambiado la estrategia» y ahora se realiza la prueba «con un solo síntoma», mientras que hace unos días habría que tener varios. Como resultado de ello, está habiendo problemas en el procesamiento de las pruebas: «Estamos en 5.000 pruebas al día, estamos en el límite de nuestros laboratorios».

Por eso, ha añadido, aunque «hoy hemos procesado un número mayor de pruebas con respecto a días anteriores, se asiste a una reducción del número de contagios». «Hace falta hacer una media de al menos cinco días para tener una visión», ha subrayado Fontana, que ha llamado, no obstante, a «no bajar la guardia» puesto que «los sacrificios traen resultados».

Comentar ()