La decisión de dar luz verde a las manifestaciones del 8-M por parte del Gobierno cuando la crisis del coronavirus ya se dejaba notar en España se ha convertido en una crítica recurrente en la gestión del Ejecutivo de coalición ante la emergencia sanitaria.

Pues bien, este lunes el PSOE ha salido al paso para defenderse de los reproches, y lo ha hecho a través de un polémico hilo en la red social Twitter que le ha valido toda clase de críticas. El objetivo era justificar que «las manifestaciones feministas del 8-M no fueron culpables de la expansión de la pandemia» alegando que también hubo competiciones deportivas, eventos políticos y se abrió del Metro de Madrid ese mismo fin de semana, acciones de las que culpa al Gobierno regional que preside Isabel Díaz Ayuso.

«¿Es que sólo hubo manifestaciones feministas ese domingo en Madrid y en otras ciudades de España? Pues no». El hilo de tuits del PSOE comenzaba valiéndose de un análisis publicado en el medio digital La Marea que desvinculaba cualquier conexión entre la celebración del 8-M y la expansión de la pandemia.

Pero el artículo en el que se apoyaba la formación liderada por Pedro Sánchez -en pasado, porque han borrado el tuit- era la polémica información firmada por Miguel Lacambra, el periodista ‘fantasma’ con nombre falso, foto sacada de un banco de imágenes y con una cuenta en que la mayoría de sus seguidores eran bots. Un supuesto periodista experto en economía y política cuyo perfil, en realidad, no existía.

El hilo continúa desmarcándose de las críticas por permitir las manifestaciones feministas del 8-M argumentando que, ese mismo día, «la gente cogió el Metro de Madrid», una competencia, señalan, que pertenece a Isabel Díaz Ayuso. Quitan hierro además a las 120.000 personas que se concentraron en la capital y a las tantas miles que secundaron las 76 movilizaciones feministas convocadas en toda la Comunidad de Madrid con un dato: el promedio de personas que usan la red de Metro de Madrid un día de diario, correspondiente a unas dos millones de personas, en lugar de utilizar el cálculo pertinente a un fin de semana. «En domingo se usa menos, pero se usa», alegan.

El PSOE continúa su crítica con otro dato: ese fin de semana se celebraron eventos deportivos y permanecieron abiertos teatros, cines, bares y centros comerciales, cuyo cierre compete también al Gobierno que la formación codirige con Unidas Podemos: de hecho, una semana después, quedaron en suspenso tras el decreto del estado de alarma.

Denuncian además que el domingo 8 de marzo se celebró el Salón Internacional del Estudiante y de la Oferta Educativa, información que ilustran con una fotografía antigua, que no se corresponde con la realidad. De hecho, la misma imagen aparece en un tuit de 2018 de la organización de Aula.

La cuenta oficial del PSOE culpa también a «la derecha y a la ultraderecha» de seguir una «acción política de criminalización y ataque al movimiento feminista», y justifica además la decisión del Ejecutivo alegando que hubo otros gobiernos europeos que tampoco supieron ver la evolución de la pandemia y también autorizaron las movilizaciones feministas.

Y finaliza denegando la asunción de responsabilidad por parte del Gobierno afirmando que PP y Ciudadanos también participaron en la manifestación, mientras Vox celebró su mitin en Vistalegre con más de 9.000 personas. «No lo sabían, como no lo sabía nadie», defienden.

Como hiciera la ministra de Igualdad, Irene Montero, la pasada semana, el PSOE niega que dar luz verde a las movilizaciones del 8-M y, por ende, al resto de eventos multitudinarios programados para ese fin de semana fuese un error. España acumula ya casi 7.400 muertos por la crisis del Covid-19, mientras los contagiados superan ya los 85.000 casos.