Los sindicatos y el personal sanitario lo daban por seguro, pero ha sido la prueba realizada por el forense y enviada al Hospital de Alicante ha confirmado que Ismael Santamaría de 66 años trabajador de las oficinas del Centro Pernitenciario de Fontcalent se ha convertido en el primer funcionario de prisiones de España por culpa del COVID-19, según ha confirmado a este periódico Instituciones Penitenciarias.

El fallecimiento del funcionario se produjo ayer en su domicilio donde estaba en confinamiento desde el miércoles tras tener la sintomatología de COVID-19. Miembro del personal de oficinas de la cárcel, no estaba en contacto con las personas privadas de libertad, pero sí con sus compañeros. Esta la gran preocupación de los funcionarios de prisiones y del personal sanitario de los centros que llevan semanas reclamando refuerzos médicos y material de protección para evitar ser vector de contagio y que el coronavirus se extienda entre la población reclusa.

Los compañeros del Centro Penitenciario de Fontcalent rendían ayer un homenaje a su compañero fallecido por Covid-19. Ismael Santamaría tenía 66 años y se había reenganchado al servicio para trabajar hasta los 70 años.

«Por desgracia se confirma que la muerte de nuestro compañero se debe al COVID-19. Desde el sindicato reclamamos más pruebas a los trabajadores de prisiones, se hacen de manera residual y si no se hace de manera masiva tendremos un problema cuando entre el virus en la cárcel. Además seguimos sin refuerzos de personal médico y sanitario en las prisiones» asegura a El Independiente Jorge Vilas, portavoz de CSIF prisiones.