«El Ministerio da unos números, pero la realidad es otra. El material de protección está llegando a cuentagotas». El gobierno de Ceuta rechaza haber recibido las 72.579 mascarillas que Sanidad asegura que le ha enviado desde el pasado 10 de marzo para hacer frente al coronavirus y sostiene que está haciendo frente a la situación con los equipos que ha repartido Amancio Ortega, fundador de inditex.

La falta de medios de protección es uno de los principales problemas que tiene la ciudad autónoma, que registra 73 casos (uno por cada 1.161 habitantes) y un fallecimiento desde que se inició la epidemia. La víctima fue un policía nacional jubilado que murió el pasado 27 de marzo tras permanecer ingresado 48 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario.

En Ceuta, el primer positivo se registró el pasado 15 de marzo, cuando en España el número de contagiados ascendía a 7.753 y habían fallecido ya 288 personas en todo el país. De acuerdo con los datos ofrecidos por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, dependiente del Ministerio de Sanidad, el mayor repunte tuvo lugar entre el 31 de marzo y el 1 de abril al pasarse de 34 a 51 casos.

Aunque seamos una ciudad pequeña, que no se olviden de Ceuta. Tenemos que tener las mismas prestaciones que el resto de españoles», dice el consejero de Sanidad

El consejero de Sanidad, Francisco Javier Guerrero, cifra en «no más de 20.000» el número de unidades de protección que el Ministerio les ha enviado. Esa cantidad contrasta con el dato que Presidencia del Gobierno ha ofrecido este viernes: 72.579.

«Esas cifras no son reales», declara Guerrero a este diario. «He hablado esta semana con el ministro [Salvador Illa] y le he trasladado que necesitamos material. Él se ha comprometido personalmente a desbloquear la situación», añade el consejero.

De momento, Ceuta está utilizando las mascarillas enviadas por Sanidad y las que ha enviado en dos entregas Amancio Ortega: unas 10.000 unidades. Esa carencia le ha obligado a cerrar una compra de mascarillas, guantes de nitrilo, gafas protectoras y trajes de buzo por importe de más de 300.000 euros y a pedirle a Andalucía que le done material, prometiéndole el Gobierno de Moreno Bonilla 15.000 mascarillas. «Es un gesto para quitarse el sombrero», agradece.

A nivel sanitario, la ciudad autónoma cuenta con un hospital dotado inicialmente con nueve camas de UCI, si bien se ha reforzado para poder acoger hasta una veintena de pacientes. De momento, sólo tres enfermos requieren atención en la unidad de cuidados intensivos.

En previsión de que la situación pueda empeorar, el gobierno que preside Juan Jesús Vivas (PP) ha sondeado la posibilidad de poder contar con un barco medicalizado de la Armada, dada las dificultades que tendría para evacuar a enfermos por tierra. Es la ayuda que se ha brindado a Melilla, adonde este viernes por la mañana llegó el buque Galicia para reforzar los recursos sanitarios con que cuenta dicha ciudad autónoma. Melilla contabiliza 70 positivos y dos fallecimientos.

Frontera con Marruecos

La disponibilidad de equipos de protección y la opción de contar con un buque hospitalizado no son las únicas demandas de Ceuta. El gobierno local urge al Ejecutivo de Pedro Sánchez a hablar con Marruecos para que abra la frontera y permita el regreso a su país de los casi 300 ciudadanos que quedaron bloqueados por dicha medida.

Según los datos ofrecidos por Francisco Javier Guerrero, se trata de un grupo formado por unos 115 menores no acompañados (menas) y unos 150 inmigrantes marroquíes que trabajan en Ceuta (muchas en el servicio doméstico), atendidos ahora en sendos pabellones a la espera de que puedan volver a su país.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

«Aunque seamos una ciudad pequeña, que no se olviden de Ceuta. Tenemos que tener las mismas prestaciones que el resto de españoles», proclama Francisco Javier Guerrero, que agradece el trabajo del personal sanitario y valora positivamente el comportamiento de la población ante las medidas adoptadas para tratar de contener la propagación del virus.