Eran las 9:43 de la mañana y Pedro Sánchez estaba en la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados desgranando la gestión del Gobierno ante la crisis del coronavirus. Defendía el presidente que ningún gobierno ha actuado antes que el español, que nuestro país se encuentra a la cabeza del mundo en cuanto a test realizados y que, además, proporcionamos las estadísticas más completas sobre la crisis. «Estos datos proceden de fuentes tan incontestables como el medio europeo Politico o el estudio Covid-19 de una prestigiosa universidad británica, la universidad de Oxford. Precisamente este estudio, el de la universidad de Oxford, otorga a España la puntuación más alta de entre los países occidentales, 90 sobre 100, en cuanto al rigor en la respuesta a la pandemia», decía el líder del PSOE.

No es verdad. Aunque el informe se actualiza constantemente y puede sufrir variaciones si recaba nueva información, en el momento de ser mencionado por el presidente y consultado por este periódico utilizaba datos de España actualizados hasta el 2 de abril, mientras que los de otros países llegaban hasta el día 5. Algunos de ellos, «países occidentales», con una puntuación mayor que el 90 mencionado por Sánchez.

Efectivamente, la Universidad de Oxford mantiene un estudio actualizado que mide en una escala de 0 a 100 las restricciones aplicadas por los gobiernos en función de siete criterios: el cierre de escuelas (1), el cierre de centros de trabajo (2), la cancelación de eventos públicos (3), las restricciones al transporte público (4), las campañas de información pública (5), las restricciones de la movilidad interior (6) y el control de los viajes internacionales (7). El estudio también se fija, aunque no utiliza para la elaboración del ranking, en las medidas fiscales y monetarias, la inversión de emergencia en el sistema sanitario, la inversión en vacunas, la política de realización de tests y el seguimiento de los contactos de los positivos confirmados.

Italia, Francia, Austria, Eslovenia, Nueva Zelanda, Croacia, Serbia o Rumanía reciben mayor nota que España en el ranking citado por Sánchez

Los autores del estudio subrayan explícitamente que el ranking sólo compara medidas objetivas y que «no debe ser necesariamente interpretado como una nota sobre la efectividad o la oportunidad de la respuesta de cada país». «No proporciona información sobre cómo de bien se aplican estas políticas, ni recoge datos demográficos o características culturales que puedan afectar a la propagación del Covid-19», abundan sus autores. Es decir, no sirve para lo que Sánchez lo utiliza.

Pero tampoco dice lo que Sánchez aseguraba. Es falso que el estudio de la universidad de Oxford citado por Sánchez en el Congreso de los Diputados diera a España «la puntuación más alta de entre los países occidentales». Según la última versión disponible en ese momento, la que utilizó el presidente, es mentira.

España, como dijo Sánchez, recibía en la última actualización del informe 90 puntos sobre 100 y era el 31º en el ranking de entre los 113 países analizados en el estudio –que se puede descargar en este enlace-. No recibía la nota más alta de entre los países occidentales. De hecho, los autores otorgan una puntuación de 100 sobre 100 a 15 países en el mundo: Nueva Zelanda, Eslovenia, Croacia, Serbia, Israel, Sudáfrica, India, Vietnam, Jordania, Costa Rica, Bermuda, Zimbabue, Botswana, Mauricio y Malí.

Además, otras 14 naciones reciben 95 puntos sobre 100 en el ranking de la universidad de Oxford. Se trata de Italia, Francia, Austria, Rumanía, Ucrania, Turquía, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Líbano, Ruanda, Sri Lanka, Paraguay y Bangladesh. Además, Madagascar obtiene 93 puntos sobre 100.

Por detrás de todos ellos aparece España, con 90 puntos sobre 100 y empatada con Argentina, República Checa, Panamá y Sudán del Sur. Por poco tiempo: según los datos API del estudio, la nota de España se actualizará a 95 en la próxima actualización de la serie temporal.

Por estrecha que sea la concepción de Pedro Sánchez sobre lo que es un «país occidental», difícilmente podría dejar fuera de ese grupo a naciones como Italia, Francia, Austria, Eslovenia, Croacia, Serbia o Nueva Zelanda. Por tanto, no, el estudio de la universidad de Oxford no «otorga a España la puntuación más alta de entre los países occidentales», como defendió el presidente del Gobierno el jueves en el Congreso de los Diputados.

¿Quién tomó medidas antes?

El estudio, además, recoge la evolución temporal, día a día, de la nota de cada país. España recibe los 90 puntos que mantiene actualmente desde el pasado 16 de marzo. Tampoco entonces era pionero, pues empataba con Hungría o Italia y le superaba Austria, ya con 95 puntos.

Más significativo aún: el 8 de marzo, grabado a fuego en el argumentario de Gobierno y oposición para defender o atacar la gestión de la crisis, España sólo recibía una nota de 14 puntos sobre 100. Únicamente 35 países de todo el mundo recibían una nota peor, según el ranking de la universidad de Oxford en aquella fecha.

Por comparar con los «países occidentales», este era el ranking entre estos países ese 8 de marzo:

1- Italia. 76/100
2- Corea del Sur. 67/100
3- Alemania. 48/100
4- Francia. 43/100
5- Israel. 38/100
6- Rumanía. 38/100
7- Eslovenia. 29/100
8- Croacia. 29/100
9- República Checa. 29/100
10- Suiza. 24/100
11- Estados Unidos. 19/100
12- Dinamarca. 19/100
13- Bélgica. 19/100
14- España. 14/100
15- Reino Unido. 14/100
16- Finlandia. 14/100
17- Austria. 14/100
18- Serbia. 14/100
19- Holanda. 5/100

La serie temporal del estudio también recoge qué países habían adoptado qué medidas en cada día. Así, por ejemplo, y aunque el Gobierno se enroca en que no había razones «científicas» para prohibir concentraciones, manifestaciones o eventos deportivos en el fin de semana del 8 de marzo, esa jornada las prohibiciones y restricciones sobre eventos públicos ya se aplicaban en 16 naciones, entre ellas Italia, Francia, Alemania, Eslovenia, Rumanía o Corea del Sur.

El estudio también pone de manifiesto la tardanza del Ejecutivo en imponer medidas de control sobre los viajeros internacionales. España esperó hasta el 9 de marzo para establecerlas, mientras que por entonces ya lo habían hecho al menos 68 países en todo el mundo, en los diferentes grados que recoge el estudio (chequeos de síntomas en los aeropuertos, cuarentena obligatoria para las personas llegadas de zonas de riesgo o prohibición de vuelos desde zonas de riesgo).

*Nota: El estudio de la universidad de Oxford se actualiza periódicamente y España recibirá una mejora de cinco puntos en la próxima versión de la serie temporal, hasta 95 puntos. En el momento de ser mencionada en el Congreso, sin embargo, la versión a la que se aludía era la anterior, con España en 90 puntos y los datos del resto de países mencionados en este artículo. Aun con la mejora, países occidentales y de la Unión Europea como Croacia, Eslovenia o Nueva Zelanda siguen recibiendo la nota máxima: 100 puntos sobre 100.