El Gobierno vasco ha apelado hoy a la necesidad de iniciar una desescalada progresiva del confinamiento y aplicarla ante una próxima prórroga de la cuarentena que se pueda contemplar antes del vencimiento de la ahora vigente. El Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha señalado que se debería comenzar a estudiar una próxima apertura de las limitaciones para permitir actividades como «salir a hacer deporte» o facilitar la salida de niños acompañados de sus padres o tutores a la calle, guardando las necesarias medidas de seguridad e higiene. Esta posibilidad ya se abordó en la reunión de presidentes del pasado domingo pero el Gobierno vasco quiere que se analice en caso de plantear una prorroga más allá del 26 de abril.

El Ejecutivo vasco trabaja desde hace semanas en un plan de desescalamiento del confinamiento y considera que ante una posible prórroga del actual Estado de Alarma se debería consensuar entre el Gobierno central y las Comunidades Autónomas el modo en el que ésta se aplicaría, «deberá ser una decisión más consensuada que las adoptadas hasta la fecha». El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha señalado que en su caso analizan con expertos para cerrar el diseño de un plan de desescalada y ha confiado que se pueda pactar con la Administración central.

Ha evitado detallar cuál sería la propuesta en la que trabaja el Gobierno vasco pero sí ha señalado que sería una reactivación «progresiva» de la actividad y facilitar acciones como la práctica deportiva al aire libre o la salida de los niños a la calle.

El llamamiento de la administración vasca se hace después de verificar que la situación de la pandemia en Euskadi empieza mejorar, por lo que los resposnables políticos y sanitarios empiezan a mirar a un posible cambio de escenario. Hoy Erkoreka ha asegurado que la situación está ya en «la fase dos», la de contencion de casos. Según los datos facilitados hoy, el número de positivos en relación a los test realizados ha descendido al 15%, el porcentaje más bajo logrado durante toda la epidemia. Pese a ello, en el País Vasco, la primera comunidad donde se localizó un foco por Covid-19, el número total de infectados es de 11.226 infectados y 859 fallecidos.

Lealtad y colaboración

Precisamente la relación entre las Comunidades Autónomas y el Gobierno de Pedro Sánchez ha sido uno de los focos de reproches más reiterados por parte del lehendakari Iñigo Urkullu. Durante la pasada reunión de presidentes celebrada el domingo Urkullu inisistió en criticar que las medidas que se vienen adoptando se están imponiendo a las comunidades autónomas e incluso que con éstas ni siquiera se les informa. Señaló que en algunos casos las conocen a través de los medios de comunicación.

Urkullu llegó a preguntarse sobre la necesidad de continuar con esa fórmula de reuniones dominicales y reclamó una redefinición de las mismas para que fueran realmente útiles. Hoy el portavoz del Gobierno vasco ha insistido en la crítica pero ha señalado que por ahora Urkullu mantiene su propósitio de asistir en aras a la necesaria colaboración y cooperación y por «la lealtad» que requiere la actual crisis sanitaria.

Sin embargo, las críticas del lehendakari no han sentado bien entre sus socios de Gobierno. La consejera de Justicia, María Jesus San José, del PSE, ha reiterado hoy durante su comparecencia -junto a Erkoreka- tras el Consejo de Gobierno, que «las críticas de trazo grueso» no contribuyen a mantener el compromiso de la población ante la necesidad de permanecer unidos en la batalla cotra el Covid-19.Ha reprochado al lehendakari que algunas de sus consideraciones no fueran «consensuadas» con el resto de su Gobierno. Unas criticas que se suman a las que en sentido similar ha realizado la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, en contra de los reproches de Urkullu a la gestión de Pedro Sánchez.

Erkoreka ha señalado durante la comparecencia conjunta que él ha asistido a las reuniones de presidentes y que en ellas participan presidentes autonómicos de 14 gobiernos de coalición y que en ninguno de ellos la sintonía es absoluta, «no comparten al 100% del fondo, ni de la forma ni de los procedimientos». Pese a ello, Erkoreka destaca que en todos los casos está primando la voluntad de colaboración.

También se ha pronunicado sobre la posibilidad de alcanzar unos acuerdos similares a los de La Moncloa en 1977. El portavoz del Gobierno vasco ha recordado que Urkullu ya cuestionó el intento de «reproducir miméticamente» aquellos pactos y que defendió apostar por unos «acuerdos de Estado» con un reconocimiento mutuo de las Comunidades Autonomas, «actores insoslayables en esta situación».