La reunión del Consejo Interterritorial de Salud entre el ministerio y las consejerías de las Comunidades Autónomas no ha dibujado una hoja de ruta clara para el hipotético desconfinamiento del país. El ministerio que dirige Salvador Illa se ha limitado a «tomar nota» de los planes que le han presentado las comunidades, pero ha subrayado que todas las decisiones serán tomadas y dirigidas desde el Ejecutivo central, como ya había dicho horas antes tras la rueda de prensa posterior al consejo de ministros.

Autonomías como Canarias, País Vasco, Cataluña, Navarra, Andalucía o Galicia ya están planteando sus propias estrategias, que no han recibido más que el silencio del Gobierno, según informa Colpisa, que cita en fuentes del ministerio el enfado por la estrategia anunciada por el gobierno del archipiélago en las últimas horas, que planteaba dejar salir a los ciudadanos a la calle en días alternos en función de sus números de portal. «No es de recibo», cita la agencia en fuentes del ministerio, que será quien autorice en su momento el desconfinamiento por territorios.

«Este estado de alarma no funciona, esta improvisación hace daño a la ciudadanía, provoca confusión a la gente» se ha lamentado la consellera de Salut de la Generalitat, Alba Vergés, visiblemente contrariada tras el encuentro por la falta de respuestas del ministerio. «En vez de preguntar qué necesitamos para tomar mejores decisiones, en vez de establecer criterios, ayudar con estudios… nos piden más información y más rápida para poder crear un cuadro de desconfinamiento desde Madrid».

En concreto, Vergés ha explicado que Sanidad les pide datos sobre nuevos diagnósticos, pruebas PCR, bajas laborales por Covid-19, datos de ingresos, ocupación y capacidad de las UCIs, fallecidos, casos sospechosos o sectorialización de hospitales y residencias para atender a enfermos de coronavirus. Según ha trascendido, el contenido principal de la reunión se ha limitado a definir estrategias de atención sanitaria de cara al futuro, como ha adelantado la Cadena SER. En concreto, el establecimiento de dos circuitos hospitalarios separados para pacientes Covid y pacientes generales, a los cuáles se les realizará también preventivamente pruebas PCR para evitar focos descontrolados en los centros sanitarios. Un protocolo similar se pondría en marcha en los circuitos de Atención Primaria.

Illa no ha concretado, sin embargo, ningún dato sobre porcentajes o umbrales de ocupación sanitaria a partir de los cuales se puede empezar a relajar el confinamiento. Sí ha explicado, según Vergés, que la territorialización a la que se ha referido Illa en sus intervenciones publicas está pensada en base a provincias, aunque también podrían tomarse medidas específicas a nivel municipal. Una propuesta que tampoco ha satisfecho a la representante catalana. «Tenemos toda la responsabilidad directa ante la ciudadanía, no puedo ser una simple gestora, enviar información y esperar sin responder a las dudas delos ciudadanos» se ha lamentado.

‘Poco ambicioso’

Por su parte, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha calificado de «poco ambicioso» el documento con indicadores epidemiológicos del Gobierno central que ha presentado a las comunidades autónomas este viernes en la reunión telemática que han mantenido los responsables territoriales de este área con el ministro del ramo, Salvador Illa, y la vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

«La Comunidad de Madrid ya los está cumpliendo -los indicadores—. Esperábamos más ambición, la verdad. Este desescalado necesita estos indicadores por si se produjese un rebrote para contener al pandemia, pero hay que ir más allá», ha deslizado Ruiz Escudero en declaraciones a los medios y también en una entrevista a Onda Madrid, en las que ha puesto el foco en la necesidad de «conocer cuál es la situación» del coronavirus actualmente.

Otras fuentes de gobiernos autonómicos también constatan que el ministerio no ha presentado una hoja de ruta a las comunidades sobre planes concretos respecto a cómo o cuándo comenzar a aplicar medidas específicas.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha salido en defensa de la estrategia del Gobierno y ha pedido al Ejecutivo que «no permita las urgencias que por diversas razones les han entrado a algunos» en la desescalada del aislamiento social para frenar la pandemia.

En un mensaje colgado en la red social Twitter, Vara indica que «ahora viene lo más difícil» y considera que «ser sensato en el confinamiento inicial era más sencillo», pero «serlo ahora resulta más complicado». «Le pido al gobierno que no permita las urgencias que por diversas razones les han entrado a algunos. Me parece una frivolidad. Va a relajar a todo el mundo», concluye Vara en su tuit.