El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este sábado que, a partir del 2 de mayo, se podrá salir de casa para realizar actividad física o dar paseos si la evolución de la pandemia sigue siendo positiva. «Nos ha costado demasiado sacrificio llegar hasta aquí como para ponerlo en riesgo por un exceso de precipitación», ha dicho Sánchez, que ha situado en mayo «el inicio de la desescalada» si la tendencia es buena.

«Lo que habrá es una apertura para poder hacer actividades físicas individuales y realizar paseos con el conviviente», ha sido todo el detalle ofrecido por el presidente. «Será el ministerio de Sanidad, a lo largo de los próximos días en función de la evaluación de los expertos», ha añadido, quien «clarificará» los pormenores de la medida: «Lo que estamos viendo estos días invita al optimismo de que va a ser posible a partir del 2 de mayo».

«Debemos ser muy prudentes», ha alertado Sánchez, que ha subrayado que no hay «certezas» sobre los pasos a seguir en un escenario «repleto de peligros». «La desescalada será gradual, la vamos a hacer por etapas», ha avanzado antes de confirmar igualmente que se producirá de forma asimétrica por sectores y por territorios. «Hay provincias que llevan semanas con muy pocos contagios y hay otras que concentran buena parte de ellos», ha dicho usando a Cataluña como ejemplo.

El diseño de la desescalada, ha asegurado Sánchez, «se regirá por unas mismas reglas aunque se aplique a velocidades diferentes» en los distintos territorios. El presidente ha prometido que los marcadores objetivos que guiarán los pasos a dar se podrán consultar públicamente. «Mediremos cada paso en cada lugar», ha insistido. «Hay que evitar entrar en una carrera por el descenso, competir por quién lo hace más rápido», ha dicho horas después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, desafiase al Gobierno y recomendase a las familias seguir un plan distinto al recomendado por Sanidad para las salidas de los niños.

Sánchez ha dicho que el plan de desescalada se prepara «desde hace más de tres semanas», que ha vuelto a insistir en que al final del camino se encuentra «una nueva normalidad» hasta el hallazgo de una vacuna o de un tratamiento efectivo. No ha situado cerca en el tiempo ninguna de las dos opciones.

En el plano político, el dirigente socialista ha vuelto a ahondar en el deseo de «unidad más allá de las legítimas diferencias políticas», argumentando para ello que los aliados del virus son «el odio, los bulos y la división». «Mi empeño personal es sumar a todos para que toda la sociedad española gane», ha concluido antes de atender a las preguntas de los medios de comunicación.

Sobre las críticas de Pablo Iglesias al Poder Judicial, tras la condena a Isa Serra, Sánchez se ha limitado a decir que son dirigentes de «partidos distintos». Respecto a la decisión de que los responsables del Ejército, la Guardia Civil y la Policía Nacional no vuelvan a comparecer en ruedas de prensa, ha valorado que «desde este punto de vista, la misión está cumplida y los portavoces tienen que ser necesariamente otros».

Noticia en ampliación