Política 'CASO TÁNDEM'

La Audiencia Nacional halla en la Isla de Man rastro del patrimonio oculto de Villarejo

El juez que investiga al comisario por liderar presuntamente una "red policial mafiosa" también recibe información bancaria de Panamá y Uruguay, donde abrió cuentas bancarias y compró inmuebles

El ex comisario José Manuel Villarejo, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

El instructor del caso Tándem, Manuel García-Castellón, ha encontrado un hilo del que tirar en la Isla de Man -dependencia autónoma de la Corona británica entre Inglaterra e Irlanda y conocido refugio fiscal para fortunas de dudosa procedencia- para encontrar parte del patrimonio que el comisario retirado José Manuel Villarejo habría amasado por sus trabajos privados de inteligencia mientras seguía en activo en la Policía Nacional y habría ocultado en el extranjero.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional recibió el pasado mes de septiembre una comunicación de las autoridades judiciales de la Isla de Man relativa al banco Royal Bank of Scotland International en la que éstas confirman que hay una «conexión» entre la entidad y Rafael Redondo, socio del comisario en prisión preventiva y también investigado en la causa.

Las citadas autoridades rectificaron respecto a una comunicación anterior enviada al juzgado, en la que respondían negativamente tras un rastreo de posibles cuentas o fondos a nombre de Villarejo, su socio, algunos de sus familiares, sus identidades falsas o sociedades vinculadas a él.

Dicha información, que las autoridades judiciales de la Isla de Man podrán ampliar a partir de ahora, está en la pieza de comisiones rogatorias del sumario del caso Tándem abierta desde que Villarejo fue detenido en noviembre de 2017 y secreta hasta ahora.

Esta parte de la causa se centra desde entonces en la búsqueda del patrimonio oculto de Villarejo procedente, presuntamente, de la actividad ilícita por la que se le investiga: los trabajos de espionaje desde sus empresas privadas que le reportaron ingresos multimillonarios aprovechándose de la información a la que podía acceder como agente activo del Cuerpo Nacional de Policía, sostiene la Fiscalía Anticorrupción. De ahí que las partes personadas, incluida la defensa del comisario, no habían conocido hasta ahora qué pistas encontraron los investigadores sobre el botín que presuntamente oculta el controvertido policía ya jubilado fuera de España.

La pista del ‘Proyecto King’

Según consta en el sumario, al menos las autoridades de Panamá y Uruguay aportaron información sobre bienes inmuebles y depósitos bancarios vinculadas a Villarejo de ambos países que se habrían abierto los años en que seguía siendo comisario. Algunas de esas cuentas todavía tenían fondos en 2017, una vez se jubiló y fue detenido.

Los investigadores siguen el rastro del patrimonio de Villarejo en el extranjero tras el chivatazo del abogado Francisco Menéndez, el socio con el que cerró el trabajo con unos clientes guineanos, denominado Proyecto King, por el que ambos se embolsaron algo más de cinco millones de euros, según la investigación.

Según un informe de los fiscales anticorrupción, a raíz de las diligencias alrededor del proyecto King «se viene informando acerca de la compleja estructura empresarial creada por el comisario Villarejo Pérez, así como de determinados movimientos en las cuentas bancarias analizadas, que guardar conexión directa con parte de los hechos denunciados, en particular, con la canalización, a cambio de la elaboración del denominado Proyecto King, de importantes cantidades de dinero (1,67 millones de euros) a cuentas bancarias ubicadas en Reino Unido, Uruguay y Panamá (tituladas por sociedades controladas por Villarejo), que proceden de una cuenta bancaria en Suiza administrada por Francisco Menéndez Rubio que se nutre, a su vez, de fondos de procedencia ilícita obtenidos por personas de nacionalidad ecuatoguineana para los que trabajaba, a la sazón, Menéndez».

Precisamente la Fiscalía ha conseguido acreditar, como ha publicado El Independiente este lunes, que Villarejo repatrió a España desde Uruguay y Panamá un millón de euros procedente de dicho trabajo y con él amplió su participación en una clínica de Estepona (Málaga). El comisario jubilado y en prisión preventiva está investigado por presunto blanqueo, además de por liderar presuntamente una organización «parapolicial», por cohecho y revelación de secretos, entre otros.

Te puede interesar

Comentar ()