Vox volverá a hacer uso de una de sus armas políticas más recurrentes y movilizará a la calle para protestar contra el Gobierno y pedir su dimisión, con manifestaciones en coche por las calles y «con banderas de España». El presidente de Vox ha revelado que esta misma semana pedirá autorización a las delegaciones del Gobierno para autorizar esas marchas. «¿Van a prohibirlo?», preguntaba Abascal al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

Pero no se ha quedado ahí el órdago de Abascal, que no ha descartado presentar una moción de censura contra Pedro Sánchez. A sabiendas de que no le dan los votos para que salga adelante, el objetivo de Vox es «retratar» la gestión del Ejecutivo durante la crisis del Covid-19 y que «los españoles sepan con nombres y apellidos quiénes son los diputados que quieren el mantenimiento de un Gobierno ruinoso, que está abusando del poder y destruyendo el país», circunscribía Abascal desde la tribuna.

El presidente de Vox ha ido nuevamente un paso más allá de la crítica de su homólogo del PP al tachar de «ilegal» que se prorrogue de nuevo el estado de alarma gracias, en este caso, a los votos afirmativos de PNV y Ciudadanos, aunque ha lamentado también que los populares se ubiquen en la abstención.

No ha reparado Abascal en críticas contra Pablo Iglesias, al que ha calificado de «matón bolivariano» que hace «amenazas de chequista» desde su control del CNI, pero que «no nos van a amedrentar» ni «nos van a hacer olvidar» a los miles de españoles que «han muerto en la oscuridad» bajo la gestión de este Gobierno.

Abascal también ha aprovechado su discurso de este miércoles para responder a las acusaciones que lanzó el PSOE contra su formación en la anterior sesión de control, a la que habían acusado de homófoba. Dirigiéndose directamente al presidente del Gobierno, le ha recomendado «alejarse del tradicional odio de la izquierda a los homosexuales y dejar de rendir homenaje a sus perseguidores y asesinos, como el Che Guevara».

En este punto, ha reprochado también a Sánchez que «bajo su ominoso Gobierno han muerto 10 veces más españoles de los que asesinaron sus ídolos en Paracuellos. Quizá con esta comparación son capaces de imaginar la magnitud de la tragedia que han causado».