Política

Urkullu exige a la izquierda abertzale condenar los ataques a sedes de partidos políticos

Recuerda a "quienes guardan silencio" que este tipo de agresiones no tienen cabida en 2020 "nunca la han tenido".

Ataque al batzoki del PNV en Repelega (Portugalete) ocurrido la pasada noche.

El lehendakari Iñigo Urkullu, ha instado a todos los partidos políticos «sin excepción», en referencia a la izquierda abertzale, a que condenen los ataques a sedes de partidos políticos ocurridas desde hace varios en contra de locales del PNV y el PSE. Ha urgido a quienes «justifican o guardan silencio» ante estas agresiones a condenarlas.

En los últimos días numerosas pintadas de apoyo al preso de ETA, Patxi Ruiz, condenado por participar en el asesinato del concejal de UPN, Tomás Caballero, han aparecido en ‘batzokis’ del PNV y Casas del Pueblo del PSE, además de en otros edificios de diversos municipios vascos. Estas acciones de violencia callejera en apoyo al preso de ETA estarían detrás de la quema de cajeros y de los insultos de «asesinos» aparecidos. Ruiz se encuentra en huelga hambre en prisión y cuenta con el apoyo del sector más duro de la izquierda abertzale, crítico con EH Bildu, y que ha organizado numerosas concentraciones en su apoyo, tanto en Euskadi como en Navarra.

El lehendakari ha recordado que hace pocos días se conmemoraba el segundo aniversario de la disolución de ETA y que ahora, «en 2020 no tienen cabida, nunca la han tenido, estas manifestaciones con pintadas y acoso a formaciones políticas».

Queja por Zaldibar

Por otro lado, Urkullu también ha informado de que el Gobierno Vasco pedirá explicaciones a la Comisión Europea tras sus manifestaciones en torno al accdente del vertedero de Zaldibar. En la respuesta emitida la semana pasada a una pregunta remitida por el PP y Ciudadanos, la Comisión aseguró que abriría una investigación propia por los indicios de «graves incumplimientos» que había detectado. Anunció que solicitará documentación e información sobre la labor de vigilancia llevada a cabo por la Administración vasca en el mantenimiento del vertedero desplomado y que sepultó a dos operarios, Joaquín Beltrán y Alberto Sololuze hace 102 días.

Urkullu ha recordado que su Gobierno ya se ha puesto en contacto con el Ejecutivo español para presentar una queja formal por las manifestaciones hechas públicas sin que se hubieran puesto previamente en contacto con el Gobierno vasco. El lehendakari ha recordado que su consejería de Medio Ambiente no sólo ha abierto un expediente a la empresa propietaria del vertedero sino que ha encargado una auditoría interna y ha puesto los hechos en conocimiento de la Fiscalía. Urkullu ha asegurado, además, que las labores de búsqueda de los dos trabajadores no cejarán hasta encontrarlos.

Comentar ()