Política

Euskadi negocia una 'Fase 2,5' con Sánchez con más aforo en bares, teatros y comercios

El País Vasco reclama que la hosteleria amplíe al 50% la apertura interior, frente al 40% previsto, y la oferta cultural hasta el 50% de su aforo frente al 30% que contempla la norma inicial.

La consejera de Salud, Nekane Murga, junto al lehendakari, Iñigo Urkullu.

La consejera de Salud, Nekane Murga, junto al lehendakari Iñigo Urkullu.

El Gobierno vasco negocia con el Ejecutivo de Pedro Sánchez su paso a la Fase 2 pero con una aplicación «flexible» en varios de sus parámetros, fundamentalmente los relativos a los aforos en comercios, hostelería e instalaciones culturales. Euskadi ha solicitado para sus tres territorios historicos pasar de la Fase 1, en la que se encuentra, al siguiente nivel a partir del próximo lunes 25 de mayo.

Así, en el informe remitido ayer al Ministerio de Sanidad se solicita, dada la situación actual de la epidemia en el País Vasco -15 infectados, según test PCR, y 3 muertos en las últimas 24 horas-, aplicar medidas que están previstas en la Fase 3. De este modo, se plantea que Euskadi disfrute de una segunda fase singular, o de una suerte de ‘Fase 2,5’, en lo relativo a los aforos permitidos en hostelería. Se plantea que frente al 40% de capacidad interior, sentados y con una distancia mínima de 2 metros entre personas que prevé el plan del Gobierno, en el País Vasco se amplíe esa capacidad al 50% de aforo. De igual manera, se negocia que en sociedades gastronómicas y restaurantes a partir del 25 de mayo se pueda ocupar la mitad de su capacidad en mesas y cumpliendo la distancia física necesaria. En ningún caso se propone abrir al público el uso de las barras ni el consumo de pie.

La negociación en marcha también se orienta en el mismo sentido en lo referente al comercio, donde el País Vasco quiere se permita en la Fase II aforos que alcancen el 50% y sin que se limite la tipología de los mismos.

Otra de las singularidades que se trabajan, y que no estan recogidas en el plan ideado por el Gobierno, es que cines, teatros y museos puedan abrir sus puertas y retomar su actividad con aforos del 50%, frente al 30% previsto para este nivel de desescalada. En todos los casos se insiste en que se deberá llevar a cabo garantizando las medidas de higiene y distancia física necesaria.

Recintos feriales

Junto a ello, las autoridades vascas negocian que los recintos feriales puedan abrir sus puertas no sólo para pequeños seminarios científicos, como se prevé, sino también para acoger exámenes de Ofertas Públicas de Empleo (OPE) o pruebas referidas a la EBAU de acceso a la universidad, exámenes de academias o de otro tipo. Se subraya que por las dimensiones de este tipo de instalaciones facilitan el desarrollo de estas pruebas con las suficientes garantías.

Al igual que hiciera en el informe remitido el pasado 8 de mayo para solicitar el paso a la primera Fase, en esta ocasión Euskadi subraya la singularidad geográfica, demográgica y de actividad económica que genera una alta movilidad entre territorios. Por el momento no se plantea la libre circulación entre las tres provincias sino tan sólo en casos en que lo justifiquen razones laborales, socioeconómicas o de cuidado a personas mayores o dependientes.

Otro de los elementos que se negocia es lo relativo a la autorización de encuentros familiares o entre amigos de hasta 10 personas en domicilios y espacios privados. Pese a que está autorizado en la primera fase, en el País Vasco esta posibilidad quedó cercenada por una orden de la consejería de Seguridad. Ahora el Gobierno vasco pide mayor claridad para avalar este aspecto. Recuerda que existen razones jurídicas y de interpretación que complican su aplicación. Por ello, reclaman al Gobierno que detalle si se engloba dentro del derecho de movilidad o de reunión y hasta qué número de personas se autoriza -10, según la primera orden dictada y 15 en la publicada la semana pasada-.

Ahora, menos restrictivos

Se da la circunstancia de que al contrario de lo que aplicó durante la primera fase de la desescalada, en esta ocasión el País Vasco quiere ir más allá en algunos de sus aspectos. Durante los primeros días de aplicación de la Fase 1, en Euskadi se limitaron muchos de los elementos previstos, como la libre movilidad por la provincia -se limitó al municipio-, la posibilidad de reuniones de hasta 10 personas en el domicilio -que sigue sin estar autorizada-, o la apertura de cines y museos.

Ahora, en cambio, Euskadi quiere acelerar el paso en lo relativo a la actividad económica en sectores como la hostelería, el comercio y el ocio, para los que solicita mayores aforos. La consejera de Salud, Nekane Murga, ha asegurado hoy que la petición de paso de fase para toda Euskadi se lleva adelante por estar convencidos de que se cumplen todos los parámetros exigidos por el ministerio de Sanidad.

Comentar ()