Si España está entre los países con más contagiados y fallecidos, en función de su población, de todo el mundo es por culpa de Madrid. Eso dijo recientemente el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, y lo ha vuelto a decir el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, en el debate de la quinta prórroga del estado de alarma. Echenique ha invitado al líder del PP, Pablo Casado, a que «revise los datos, España no es el país con más fallecidos y contagiados» por cada 100.000 habitantes.

De hecho, ha agregado, si se excluye de ese cómputo a la Comunidad madrileña, España pasa de ser «el séptimo, no el primero, al duodécimo con más contagiados» y del cuarto país con más fallecidos a ser el sexto. Esto significa que sin Madrid «los datos epidemiológicos de España mejoran bastante».

En definitiva, «mandó usted un mensaje muy nítido a la hora de elegir la gestión de Ayuso como modelo, preocupante, pero nítido».

«Usted hubiera actuado como Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid, da pánico con pensarlo. Podría haber señalado a Moreno Bonilla o a Fernández Mañueco, también presidentes autonómicos del PP, pero no, su modelo es Díaz Ayuso, un icono», ha ironizado para advertir a Pablo Casado que «mire por el retrovisor» porque «nuestra particular Trump castiza parece haberse propuesto convertirse en la líder de la oposición al gobierno».

También ha acusado a Casado que, de seguir los pasos de Ayuso, habría «jaleado» las protestas en la calle en pleno estado de alarma; dado pizza a los niños o irse a un apartamento de lujo a «80 pavos la noche como un hotel de tres estrellas en temporada baja».