Política

Los independentistas festejan el cese de Pérez de los Cobos: "Debería estar esperando sentencia y no Trapero"

Jaume Asens.

Sectores del independentismo catalán festejan este lunes la decisión del Ministerio de Interior de cesar a Diego Pérez de los Cobos como máximo responsable de la Comandancia de la Guardia Civil. El coronel, que fue en su día el coordinador de la actuación policial del 1-O, ha sido destituido por no facilitar información sobre las diligencias de un juzgado de Madrid que investiga el riesgo que pudo suponer celebrar la manifestación del 8-M ante la amenaza del coronavirus.

La ANC ha sostenido que el cese del jefe de la comandancia de la Guardia Civil en Madrid ha llegado «tarde», y ha asegurado que no es suficiente. «Dos años y casi ocho meses después del 1-O, Pérez de los Cobos ha sido destituido. Llega muy tarde y no es suficiente», ha señalado la entidad este lunes en un apunte en Twitter recogido por Europa Press, tras el anuncio del cese a Pérez de los Cobos por parte de Interior por pérdida de confianza.

La ANC ha apuntado que «en un país plenamente democrático sería juzgado por la violencia y represión ejercida sobre el pueblo de Cataluña», y ha defendido que el objetivo sigue siendo la independencia.

«Que nadie se haga ilusiones, no lo cesan por la actuación del 1-O», ha dicho el exconseller de Interior de la Generalitat encarcelado, Joaquim Forn.»Marlaska ha condecorado a la Guardia Civil y a la CNP por su ‘gran gesta’ de octubre de 2019″, ha dicho.

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos y líder de ECP, Jaume Asens, se ha pronunciado también sobre el cese del coronel: «Es él quien debería estar a la espera de sentencia, y no Trapero».

Lo ha dicho en un apunte en Twitter recogido por Europa Press en referencia al mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero. «Destituir a Pérez de los Cobos era una exigencia de higiene democrática desde el 1 de octubre de 2017», ha aseverado Asens.

Investigación sobre el 8-M

La destitución saltaba a la prensa en la mañana de este lunes, horas después de que El Confidencial revelara el contenido del informe que la Guardia Civil ha remitido al Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que investiga al delegado del Gobierno, José Manuel Franco, por autorizar las manifestaciones del 8-M

En ese informe se incluye una investigación al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, quien supuestamente «manejaba al menos tres días antes de la manifestación del Día de la Mujer datos que evidenciaban la gravedad de la crisis» de la COVID-19.

«Pese a ello, no tomó ninguna medida para evitar ese acto multitudinario ni otros que tuvieron lugar ese fin de semana, como un congreso político de Vox en el Palacio de Vistalegre con 9.000 cargos y afiliados y un partido de fútbol en el Wanda Metropolitano ante 60.000 espectadores», indicaba el diario digital en relación con el informe.

La destitución de Pérez de los Cobos ha provocado la inmediata reacción del PP, Vox y Ciudadanos, que han pedido la comparecencia de Marlaska en el Congreso para que explique este cese. El líder de los populares, Pablo Casado, lo ha llegado a calificar de «agresión» a la Guardia Civil.

Desde las asociaciones del instituto armado también se han lanzado reproches al titular de Interior por una decisión en la que algunas han visto una «alarde de despotismo».

No es el primer mando del instituto armado al que destituye Marlaska por falta de confianza. El 2 de agosto de 2018, a propuesta de la entonces secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, y del que era director del instituto armado, Félix Azón, cesó al coronel de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí.

Pérez de los Cobos fue un testigo esencial en el juicio del «procés» en el Tribunal Supremo, donde criticó duramente la actuación de los Mossos d´Esquadra durante el 1-0 y que calificó de «insuficiente, inadecuada e ineficaz», «una estafa».

Durante el juicio, se llegó a plantear la posibilidad de un careo con el comisario de los Mossos Ferran López, número dos entonces del mayor Josep Lluís Trapero, debido a las divergencias en sus declaraciones como testigos, pero finalmente el Supremo lo rechazó.

El ahora cesado también compareció en el juicio contra Trapero y la cúpula de los Mossos en la Audiencia Nacional -suspendido temporalmente por la pandemia del coronavirus, donde aseguró que el mayor estaba alienado con los convocantes de la consulta ilegal del 1-O.

Comentar ()