La mesa de negociación entre Gobierno y Generalitat, que Quim Torra y Pedro Sánchez inauguraron efímeramente el pasado enero, vuelve a estar sobre la mesa del tablero político, por lo menos en Cataluña. Cuando los partidos intuyen que empieza a superarse lo peor de la crisis sanitaria, y antes de que el discurso quede atrapado definitivamente por la crisis económica, los partidos independentistas presionan para volver a colocar esta reivindicación en la agenda del Gobierno.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate