La confesión de la ministra de Igualdad, Irene Montero, sobre el 8-M ha desatado una fuerte oleada de críticas desde la oposición, que pide su dimisión por admitir que no diría en público que la participación en la multitudinaria manifestación cayó por temor al coronavirus.

En la previa a una entrevista con ETB el día 9 de marzo, desvelada este lunes por ABC, Montero reconoce a una periodista que la «bajada» de asistentes del 8-M se debió, a su juicio, al miedo a la pandemia, que ya había provocado cancelaciones en países como Italia. «O sea, no lo voy a decir porque no lo voy a decir. Pues porque, tía, quiero ser muy prudente, porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es buena comunicación, muy basada en los datos médicos», explica la ministra en las imágenes.

La reacción de la oposición no ha tardado en llegar. «Hoy sabemos que conocía la gravedad, que evitó que la tocaran y que ya hablaba de cerrar el Ministerio. Van a pagar por sus mentiras y su gestión criminal», ha criticado Vox desde su cuenta de Twitter. La formación de Santiago Abascal hace referencia a otro momento del vídeo publicado por ABC, en el que Montero muestra su preocupación con los saludos y besos que dio durante la marcha en la capital.

Varios políticos del Partido Popular también han mostrado su indignación con las palabras de Montero. «La Ministra de Igual dá, queriendo tapar el 9 de marzo que hubo gente que no fue a la manifa del 8M por el coronavirus y el peligro de contagiarse y a pesar de la campaña del Gobierno para acudir», ha afeado el diputado popular Rafael Hernando. «Si esta grabación es real, está señora tiene que dimitir hoy mismo», ha valorado Xavier Garcia Albiol, alcalde de Badalona,

El portavoz de Ciudadanos en Les Corts Valencianes y exdiputado nacional de la formación,Toni Cantó, ha insinuado que la filtración del vídeo podría ser una «venganza» del PNV por el polémico pacto del Gobierno con Bildu para aprobar la quinta prórroga del estado de alarma.

Por su parte, la ex diputada y la ex portavoz de Unión Progreso y Democracia Rosa Díez ha calificado de «canallada» la actitud de la titular de Igualdad. «La ministra prometida del vicepresidente matón reconoce que el Gobierno lo sabía antes del 8M y no tomó decisiones para proteger a los ciudadanos. A eso, tras 40.000 muertos al menos, ¿cómo se le llama? Políticamente es una canallada. Penalmente, veremos», ha escrito en Twitter.

Filtración «interesada»

Ante la polémica generada, ETB ha difundido esta mañana un comunicado en el que aseguran que la cadena vasca y el programa ‘En Jake’ son ajenos a la filtración del vídeo de Montero. Además, lamentan el daño que haya podido causar al Ministerio de Igualdad y a su titular.

Se trata, según explica la cadena vasca, de una entrevista que emitieron en directo, «ciñéndose exclusivamente a las preguntas de la periodista de ‘En Jake’ y a las respuestas de la ministra. «La conversación distendida que se produjo previamente a la entrevista no fue emitida en el programa ni en ningún otro espacio de ETB«, aclara.

En este sentido, la cadena de televisión explica que tanto la conversación previa como la entrevista se recibieron en directo en ETB y en otra televisión autonómica. Las imágenes pasaron por el circuito de enlaces de FORTA, «tal y como ocurre en muchos directos que ETB realiza en directo desde Madrid», añade la cadena, que se reserva el derecho de ejercer acciones legales.