El delegado del Gobierno en Madrid José Manuel Franco, investigado por la jueza Carmen Rodríguez-Medel por presunta prevaricación administrativa por permitir la manifestación del 8-M y otras 76 cuando ya había contagios por coronavirus, emitió una carta para los trabajadores de la Delegación para «darles tranquilidad frente al Covid-19», según el responsable de Riesgos Laborales de dicho organismo.

Así se recoge en el último informe aportado por la Guardia Civil a la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid. En éste se plasman los extremos de la declaración en sede policial del Jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Delegación del Gobierno, al que la jueza ha citado como testigo el próximo jueves por la mañana.

Éste se habría encargado, según se desprende de su declaración recogida por la Policía Judicial, de elaborar protocolos «con recomendaciones concretas relacionadas con el Covid-19» a instancias de los sindicatos y del secretario general de la Delegación, citado también a declarar el próximo miércoles como testigo media hora después del delegado del Gobierno. Según el responsable de Riesgos Laborales, la Directora de Sanidad del organismo revisó el 28 de febrero el protocolo realizado y después él lo «subió» a la Intranet. «Para asegurar la recepción de todo el personal lo envió de manera masiva por correo electrónico, constándole por la Vicesecretaria la recepción del mismo por parte del Delegado del Gobierno», se lee en el informe policial, que sitúa dicha «distribución masiva» el 2 de marzo, «siendo la primera versión del documento de fecha 28 de febrero de 2020».

Dijo que no tuvo avisos hasta el día 14

José Manuel Franco, como máximo responsable de la Delegación del Gobierno y único investigado de momento en la causa del 8-M, contestó a la jueza Carmen Rodríguez-Medel a través del secretario general de la Delegación que no recibieron avisos de autoridad alguna sobre el Covid hasta que se publicó el decreto del estado de alarma en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Según el responsable de Riesgos Laborales de la Delegación, el protocolo que recoge el informe de la Guardia Civil, en el que ya se hablaba de mantener el «distanciamiento social», el lavado de manos continuo y tipos de mascarilla refiriéndose a documentos del Ministerio de Sanidad, circuló por la Delegación a finales de febrero y el delegado debería haberlo recibido el 2 de marzo, según su declaración.

Además, él mismo habría emitido una carta «que gira en torno a darles tranquilidad frente al Covid-19», según el declarante. Éste también manifestó a los agentes, según se recoge en el atestado, que la Subdelegada le habría telefoneado para «interrogarle acerca de las fuentes por las que obtuvo la información que hizo constar en los protocolos emitidos».

Informe de Prevención de Riesgos Laborales remitido a los trabajadores de la Delegación del Gobierno