Política

Miles de personas se manifiestan en España contra el racismo

EFE

Miles de personas —3.000 según las cifras aportadas por la Policía a la Delegación del Gobierno— se han manifestado este domingo en Madrid en protesta por la muerte de George Floyd, el pasado 25 de mayo en Minneapolis, en Estados Unidos, víctima de la violencia policial en ese país.

Lo que en principio había sido convocado como una concentración frente a la sede de la embajada estadounidense en España, en la calle Serrano, se ha convertido en una manifestación que ha recorrido esta vía hasta la Puerta de Alcalá y desde allí hasta Sol.

La Delegación del Gobierno en Madrid había autorizado la concentración para unas 200 personas, pero la llamada en las redes sociales por parte de los convocantes, la Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en España, ha sobrepasado las expectativas, como ha ocurrido en otras capitales europeas.

Fuentes de la Delegación han indicado que pese a que la concentración ha devenido en marcha, esta ha transcurrido «con total normalidad y respeto» gracias a la labor de la Policía Nacional, «que ha velado en todo momento por la seguridad ciudadana».

Muchos de los manifestantes portaban pequeñas pancartas con leyendas como «Yo soy humano, ¿y tu?», «Por la paz y la diversidad», «Discriminación para explotar más» o «El silencio también es opresión».

Pese a que los organizadores han hecho sucesivos llamamientos a mantener la distancia de seguridad por el posible contagio del coronavirus, la gran afluencia de personas lo ha impedido en algunos momentos, tanto en la concentración como en la marcha.

Solo ante la embajada, según han señalado a Efe fuentes de la Delegación, se habían concentrado unas 2.000 personas, que finalmente han decidido marchar hasta la Puerta del Sol sin que previamente lo hubieran comunicado.

Un amplio dispositivo policial, con varios grupos de las Unidades de Intervención Policial (UIP), ha vigilado la concentración y luego la marcha, que ha transcurrido sin incidentes hasta su llegada a la Puerta del Sol, donde agachados los manifestantes han guardado un minuto de silencio en memoria de Floyd, al que ha seguido un gran aplauso.

Desde el principio se han ido sumando cientos de personas, que han coreado consignas como «Donald Trump es un criminal», «Ninguna persona es ilegal», «Papeles para todos», «Fuera racistas de nuestros barrios», «Vosotros racistas sois los terroristas» o «La ley de extranjería mata gente cada día», «Basta ya de violencia policial» y «Trump y Vox la misma mierda son».

Una de las portavoces de la asociación convocante, Lisa Okpala, ha explicado a Efe que esta marcha no solo se ha convocado para solidarizase con los movimientos antirracistas de Estados Unidos, sino para recordar que el racismo no es cosa solo de ese país, sino también de Europa y España.

«Es algo que las personas negras sufrimos todos los días y vemos todos los días», ha continuado Okpala, quien ha asegurado que «obviamente, en España hay racismo».

Así, ha recordado un informe remitido a Naciones Unidas en el que se explicaba que las personas negras en España «son 42 veces más propensas a ser paradas por la Policía y otros cuerpos de seguridad».

Se trata, ha resaltado, de un problema «estructural», que se refleja también en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), donde están los inmigrantes «encerrados» y donde «se violan los derechos fundamentales».

Okpala ha pedido asimismo la regularización de los inmigrantes, como los trabajadores del campo, y ha denunciado especialmente la situación de los temporeros en Lleida, que viven una «situación deplorable» casi de «esclavitud» y a los que no dan ni refugio.

Ha recordado que España necesita inmigrantes, que están colaborando con la economía, pagando impuestos y trabajando, ha concluido la portavoz. 

Comentar ()