Política

PSOE y Podemos también dejan fuera de su texto la "derogación íntegra" de la reforma laboral

Los negociadores de Bildu y PSOE, tras su reunión en el Congreso.

«Luchar contra la precariedad y la temporalidad excesiva del mercado laboral que sufre nuestro país, mediante las reformas pertinentes, en el marco del diálogo social». Esa es la única referencia que el documento de reconstrucción del Gobierno de coalición referido a la economía hace de la reforma laboral de la ex ministra Fátima Báñez.

Una alusión muy general, sostenida en el diálogo social, que pretende allanar el camino para que Ciudadanos y PP se sumen a un documento final este mismo jueves. Otra cosa es que le valga a Bildu, aunque el pacto para la «derogación íntegra» de esta norma al que llegaron con los proetarras a cambio de su abstención en la quinta prórroga del estado de alarma, ya fue descafeinado en su momento por imposición de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

En materia de pensiones se limitan a destacar la necesidad a «recuperar la centralidad del Pacto de Toledo y buscar la generación de consensos para garantizar la suficiencia y la sostenibilidad del sistema de pensiones. También para asumir los retos de un futuro inmediato y «asegurar prestaciones suficientes y una acción protectora capaz de dar cobertura a las realidades sociales emergentes», aunque no concretan ninguna propuesta en unos documentos llenos de ideas generales. 

Se apuesta por coordinar los servicios sanitario y social para las residencias de ancianos

Otro capítulo especialmente sensible es el de la residencias de ancianos, de competencia autonómica, pero uno de los grandes caballos de batalla con la Comunidad de Madrid. Propone el documento conjunto PSOE-Unidas Podemos que han cerrado los portavoces respectivos de ambos partidos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, promover junto con las Comunidades Autónomas la coordinación de los sistemas sanitario y social, «desde la constatación de que las personas residentes en estos centros conservan sus derechos a la atención sanitaria desde el Sistema Nacional de Salud y a la atención a su situación de dependencia, con los estándares de calidad de ambos sistemas». 

«La especial virulencia del coronavirus en las personas mayores, así como su gran letalidad en las personas internas en residencias, obliga a revisar el modelo y, en todo caso, señala la necesidad de poner el foco en nuevos riesgos y necesidades», agregan respecto al que ha sido la mayor tragedia humana de la crisis.

En definitiva, la crisis del Covid-19 ha puesto de manifiesto la necesaria “recuperación de lo común: sanidad, sistema de cuidados, servicios sociales. Es imprescindible avanzar en el fortalecimiento de los servicios que dan sentido y fundamentan el Estado social que proclama nuestra Constitución, pues ello nos hace más fuertes como sociedad».

Comentar ()