Superadas las comparecencias semanales, Pedro Sánchez vuelve a los platós. Pero la primera entrevista del presidente del Gobierno desde el inicio de la crisis sanitaria no será en la televisión pública. Tampoco se pondrá frente a Vicente Vallés, cuyo informativo ha despegado en los últimos meses hasta el liderazgo ocasional del prime time, habitualmente en manos de Telecinco. Pero Sánchez tampoco se sentará con Piqueras. La reaparición del presidente, que ya se ha prodigado en algunas entrevistas en medios escritos, será en ‘La Sexta’ con Antonio García Ferreras, el jueves a la una del mediodía.

El dirigente socialista renuncia a las grandes audiencias para sentarse en un plató que le es familiar, y en el que acostumbra a hacer anuncios. El Gobierno no disimula su preferencia por Al Rojo Vivo como referente en televisión: ya mandó allí a Salvador Illa el pasado 15 de junio. También era la primera entrevista del ministro en televisión durante la epidemia, con el mismo programa como agraciado.

Mientras cada uno de los grandes informativos de la noche siguen reuniendo a cerca de dos millones de personas frente a la pantalla, pese al evidente bajón del consumo informativo en las últimas semanas, Pedro Sánchez opta por ‘La Sexta’, en una franja más clandestina y de menor consumo.

Este lunes, Al Rojo Vivo se anotó 918.000 espectadores, un 14,4% de la cuota de pantalla en ese horario. Ningún día de la semana pasada rebasó los 950.000 televidentes.

Sánchez se sentará en un plató por primera vez desde que se desatara la crisis sanitaria que ha dejado, por el momento, 249.271 contagiados y 28.355 fallecidos por coronavirus en España, según las cifras oficiales, disputadas por el INE y el registro de vigilancia de la mortalidad, que las elevan por encima de 40.000. De los contagios, según el estudio de seroprevalencia, se estima que superan ya los 2.300.000 en el país.