Este viernes se cumplirán exactamente 15 años de la aprobación, por parte del Congreso de los Diputados, del matrimonio homosexual, una efeméride que colocó a España a la vanguardia de la igualdad y de los derechos civiles. Y ahora son dos partidos los que pugnan por protagonizar esa fecha. De un lado, el PSOE, que promovió dicha reforma histórica, del otro, Unidas Podemos, con la ministra de Igualdad, Irene Montero, que clausurará esta tarde un acto institucional.

Cuenta con la intervención del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero como único exponente del PSOE, aunque también acudirán dos representantes de la Fundación Pedro Zerolo. Por lo demás, interviene la decana del activismo LGTBI y actual directora general de Diversidad Sexual, Boti García; la directora del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno, -ambas cargos del ministerio de Montero- y la ex diputada de Izquierda Unida Marisa Castro.

Los socialistas han desarrollado una campaña en redes dadas las actuales limitaciones por la pandemia del Covid. En un vídeo conmemorativo aparece también con el testimonio de Zapatero, además del de Bibiana Aído, por aquel entonces ministra de Igualdad, y el de ex ministra de Sanidad y dimisionaria Carmen Montón, que fue la ponente socialista de la ley. Era la ley que, según Zapatero, «ponía fin a tantos siglos de injusticia, de discriminación y de marginación. Para Aído fue el día «en que España dijo sí a la igualdad, sí a la dignidad, sí al respeto, sí a la tolerancia, sí a los derechos».

Zerolo convenció a Zapatero para sacar adelante la reforma del Código Civil

La sombra de Pedro Zerolo, el mayor representante socialista del activismo a favor de los derechos del colectivo gay, hoy fallecido, planea por todo el vídeo, y se recuerda lo que dijo entonces: «Por una vez en la historia, España ha llegado puntual a la cita con la igualdad». Aído recuerda que fue él «el que convenció a Rodríguez Zapatero» y éste admite que «sedujo al PSOE y con ello hizo posible un sueño».

Bélgica, Holanda, Cánada y… España. Los primeros cuatro países en el mundo, en reconocer el matrimonio homosexual. Y lo que hace a continuación el PSOE es atribuirse los avances en materia de derechos civiles y sociales, de igualdad y de libertad en un discurso que intenta arrebatar esa bandera a Unidas Podemos, que se apropiado del llamado «escudo social» del Ejecutivo.

Además, el feminismo clásico que representa el PSOE choca frontalmente con el de Unidas Podemos, más cerca de los actuales movimientos queer y de la autodetermiación de género que de los postulados de dirigentes socialistas como Carmen Calvo y María Jesús Montero. De hecho, se ha viralizado en las redes una foto de la feminista lesbiana y ex diputada socialista, Ángeles Álvarez. De hecho, sobre una foto suya con motivo de la celebración del Orgullo, se cambió «Orgullo gay» por «orgullo de transfobia», un claro ejemplo de las discrepancias que mantiene ese feminismo histórico con las nuevas tendencias, muy activistas, que encuentran mejor acomdodo en Unidas Podemos.

La ley salió adelante con 187 votos a favor, 147 en contra y 4 abstenciones. El PP llegó a recurrir al Tribunal Constitucional, que acabaría avalando la constitucionalidad de la reforma del Código Civil.