Política

Torra pide al Gobierno un crédito comunitario de 5.000 millones para Cataluña

Cs responde a Torra que empiece por ahorrarse los 900 millones en "chiringuitos" que según sus cuentas gasta anualmente la Generalitat

Quim Torra, en el Parlament. EFE

Cataluña necesita 30.000 millones de euros para reactivar su economía tras la crisis sanitaria, ha anunciado hoy Quim Torra ante el Pleno del Parlament, al que ha reclamado apoyo de todos los partidos, espeicalmente de PSC y comunes, para conseguir que el Gobierno entregue ese dinero a la Generalitat. Y como adelanto, ha anunciado su intención de pedir, a través del Gobierno, un crédito Mede de 5.000 millones.

Torra ha explicado que esta semana se dirigirá por carta a Pedro Sánchez para que solicite un crédito Mede de 5.000 millones, el 2% del PIB catalán. Y otra misiva al responsable del Mede, Kalus Regling, para anunciar que «Cataluña acepta las condiciones» del mecanismo de estabilidad europeo «porque puede dar liquidez inmediata».

«Cataluña no puede esperar a recibir los recursos de la Unión Europea el año que viene, necesitamos el dinero ya» ha asegurado Torra en su intervención inicial en el pleno monográfico sobre la reconstrucción económica tras la crisis. «Confío en el apoyo» del Gobierno para que lo tramite, ha añadido tras explicar que pedirá formalmente a Pedro Sánchez que tramite esta petición.

El Mede (Mecanismo europeo de estabilidad) ha sido autorizado por la UE para conceder créditos por un total de 240.000 millones de euros a los estados miembros que soliciten el apoyo sin las medidas de control asociadas en 2008 a los rescates de Grecia o el sistema financiero español. Los estados solicitantes deben comprometerse, a cambio, «a utilizar esta línea de crédito para apoyar la financiación de los costes relacionados con la atención médica directa e indirecta, y la prevención de la crisis del coronavirus».

27 hospitales hinchables para evitar la UME

Una petición a la que Ciudadanos ha dado respuesta rápida, reclamando a Torra que redefina las prioridades de sus cuentas y elimine gastos superfluos que ha cifrado en 900 millones de euros. La portavoz naranja, Lorena Roldán, ha lamentado que el Govern impidiera trabajar a la Unidad de Emergencias del Ejercito (UME) y ordenara después la compra de «27 hospitales hinchables con un coste de 20.000 euros cada uno que los expertos no avalan».

Roldán ha lamentado en este contexto los «900 millones de euros se van en chiringuitos» en Cataluña, recordando que «en mitad de la pandemia ha aprobado una subida de sueldo a los ex presidentes» de la Generalitat. Y el presidente del grupo de Cs, Carlos Carrizosa, ha ido más allá, al concluir que «evitar que entre el Ejército es un gesto de desprecio a los que sufren por puro fanatismo».

Carrizosa ha recriminado además al vicepresidente económico, Pere Aragonés, que no haya aprobado «ni un decreto para modificar las cuentas que aprobaron sabiendo que no valían» por la incidencia de la crisis sanitaria.

De PSC y Comuns depende que Cataluña tenga los recursos que necesita, no les fallen a los catalanes» avisa Torra

La oposición ha respondido así a una intervención dura, de nuevo, con el Gobierno, Torra ha asegurado que más allá de los 5.000 millones que según el Govern se ha gastado la Generalitat en la emergencia sanitaria, «Cataluña necesita 30.000 millones para encarar la reconstrucción del país y no aceptaremos menos de lo que nos toca».

El presidente catalán ha descargado además la responsabilidad de conseguir esos recursos en los diputados socialistas y morados, a los que ha recordado que «algunos de sus compañeros son ministros en Madrid. De PSC y Comuns depende que Cataluña tenga los recursos que necesita, no les fallen a los catalanes» ha concluido Torra, que ha animado a los diputados a «dejar de lado el partidismo», para alcanzar un compromiso «de todo el Parlament. Necesitamos que todos ustedes aprieten y que el Gobierno cumpla».

El Gobierno de Sánchez e Iglesias

Un Gobierno al que el presidente catalán no ha ahorrado críticas, en las que por primera vez ha incluido al líder de Podemos, Pablo Iglesias. «Pese a las dificultades de ser una autonomía del Estado español, nuestro espíritu ha sido el de avanzarnos en decisiones que demasiado tarde tomaba el Gobierno de Sánchez e Iglesias» se ha lamentado Torra en su resumen inicial de la gestión del Covid-19.

Un repaso en el que ha vuelto a acusar al Gobierno de aplicar un 155 «camuflado en el estado de alarma» y ha denunciado especialmente la «nefasta orden de centralización de compras», además del retraso en la adopción de medidas como el confinamiento, la aprobación del sueldo mínimo vital o la ampliación de los Erte.

«Nos hacía falta un Estado que fuese por delante, no a remolque. Necesitábamos un Estado que fuese ejecutivo, no que ejecutase nuestras competencias. Necesitábamos un estado propio», ha concluido Torra, asegurando pese a todo que ha estado al lado del Ejecutivo de Pedro Sánchez cuando ha considerado que tomaba decisiones acertadas.

Te puede interesar

Comentar ()