El Consejo de Ministros aprobará previsiblemente el próximo martes el real decreto por el que se creará una medalla conmemorativa con la que se pretende reconocer el trabajo realizado por los militares en la lucha contra el coronavirus, si bien su tramitación no ha estado exenta de tensiones entre varios ministerios.

La insignia de la Operación Balmis formó parte del orden del día de la reunión que la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios celebró el pasado 16 de julio. Sin embargo, el punto terminó siendo retirado, motivo por el que no se pudo llevar a aprobación en la sesión del Consejo de Ministros del pasado martes.

Según ha podido conocer El Independiente, fue la vicepresidenta Carmen Calvo la que ordenó aquel día frenar la tramitación ante el agravio que supondría recompensar la labor desarrollada por los militares y no la de otros colectivos profesionales que también han estado en primera línea durante el estado de alarma. Es el caso de policías nacionales, guardias civiles y voluntarios de Protección Civil, entre otros.

Carmen Calvo frenó la tramitación la pasada semana ante el agravio que supondría con otros colectivos

La propuesta ha vuelto a ir a la reunión de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios de este jueves. Esta vez sí ha pasado el filtro -ya aparece en el índice verde (V), correspondiente a los asuntos informados favorablemente- y, salvo contratiempo, el proyecto de real decreto se aprobará el próximo martes en la reunión semanal del gabinete de Pedro Sánchez. No ha trascendido el motivo que explica el cambio de parecer.

La concesión de la medalla la anunció el Ministerio de Defensa el pasado 25 de junio con ocasión del cierre de la Operación Balmis, que, con más de 20.000 actuaciones en 98 días, está considerada como el mayor despliegue militar llevado a cabo «en tiempos de paz». Margarita Robles quiere así reconocer la «eficaz actuación» de las Fuerzas Armadas en la respuesta que ha ofrecido el Estado a la pandemia.

Una vez que se apruebe y publique el real decreto en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Defensa tendrá que dictar una orden ministerial en la que se precisen todos los detalles relativos a la concesión de la medalla y la descripción de la condecoración. Como titular del departamento, Robles determinará los requisitos para el otorgamiento y las normas sobre el procedimiento de tramitación, concesión y anotación de esta insignia, que no comporta recompensa económica.

Según se detalla en el borrador de real decreto, al que ha tenido acceso este diario, serán merecedores de esta medalla los militares y el personal civil adscrito al Ministerio de Defensa que haya participado en dicho operativo especial. «Con carácter extraordinario y excepcional» podrá concederse también a otros profesionales que hayan intervenido en estas labores.

La Operación Balmis, denominada así en homenaje al médico alicantino (Francisco Javier Balmis) que llevó la vacuna contra la viruela a las posesiones de España en América y Filipinas a principios del siglo XIX, se activó el mismo día que el Gobierno decretó el estado de alarma (14 de marzo) y se mantuvo hasta el pasado 25 de junio. En ese periodo de tiempo, las Fuerzas Armadas llevaron a cabo 20.002 intervenciones en 2.300 localidades del país, consistiendo la mitad de ellas en trabajos de desinfección en residencias de ancianos, hospitales, infraestructuras críticas, centros de salud y recintos penitenciarios.

21 policías y guardias civiles fallecidos

Se trata del primer contingente al que se concederá un reconocimiento en forma de medalla por el trabajo realizado para el control de la pandemia. Ha habido otros colectivos profesionales que han reclamado también al Ejecutivo algún tipo de distinción por la labor llevada a cabo durante la crisis sanitaria, sin que hasta el momento haya sido atendida dicha reivindicación.

Es el caso de los policías nacionales y guardias civiles, cuyo trabajo ha sido imprescindible para el cumplimiento de las medidas de restricción de movimientos de personas y vehículos durante el estado de alarma. Su exposición al contagio ha sido muy elevada, como ponen de manifiesto los datos: 21 fallecidos y miles de infectados en ambos Cuerpos.

Homenaje organizado por Interior este viernes en reconocimiento al trabajo realizado por sus trabajadores durante el estado de alarma. MIGUEL BERROCAL

De momento, el ministro Fernando Grande-Marlaska se ha limitado a organizar este viernes en Madrid un «acto de recuerdo y reconocimiento» al trabajo realizado por el personal dependiente de Interior. «Con vuestra dedicación, llevasteis hasta las más altas cotas la divisa que guía el trabajo de cualquier funcionario público, y que no es otro que el servicio al ciudadano, y lo hicisteis cuando el país más lo necesitaba», ha destacado en su intervención.

Hacemos un llamamiento a Marlaska para que los policías también tengan ese gesto de reconocimiento», dice la CEP

A corto plazo, el departamento que dirige Grande-Marlaska no tiene previsto otorgar ninguna distinción por dicha actuación, en contra de lo que le han pedido de forma expresa algunos sindicatos policiales antes incluso de que Defensa anunciara la medalla por la Operación Balmis.

«En el Ministerio del Interior se está en un proceso de valoración de las diferentes vías para reconocer el encomiable trabajo desarrollado con entrega, profesionalidad y dedicación por los miembros que dependen del departamento en la lucha contra la pandemia, un trabajo que se sigue desarrollando en la actualidad», ha dicho un portavoz a preguntas de este diario.

El pasado 26 de abril, la Confederación Española de Policía (CEP) envió un escrito al presidente del Consejo de Policía en el que reclamaba la creación de un distintivo que sirviera de reconocimiento a todos los funcionarios del Cuerpo que han participado «en este periodo extraordinario de la historia de España» en atención a la «relevancia de sus funciones» para garantizar el confinamiento de la población y evitar la propagación del virus.

«Eventos especiales»

En su artículo 28.1, la orden por la que se regula la uniformidad en el Cuerpo Nacional de Policía atribuye al director general la posibilidad de crear distintivos -entre otros méritos- por «la participación en eventos especiales». Y la crisis sanitaria provocada por la covid-19 ha obligado a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a desarrollar planes operativos para garantizar el éxito de las medidas acordadas para contener la transmisión de la enfermedad, la epidemia más grave -en palabras de Pedro Sánchez- «desde hace un siglo».

A juicio del secretario general de la CEP, Víctor M. Vigil, resulta «imperdonable» que el Ministerio del Interior haya «olvidado» a sus funcionarios y no haya propuesto ya algún tipo de distinción profesional, como ellos reclaman desde hace casi tres meses. «Los militares merecen todos los reconocimientos por su papel en la lucha contra la covid-19 durante el estado de alarma; nadie lo cuestiona. Pero los policías nacionales hemos sido durante meses quienes, arriesgando la salud propia y la de nuestras familias, hemos velado por el cumplimiento de las medidas para impedir el contagio del virus», sostiene.

El PP ha pedido medallas pensionadas para todos los policías y guardias civiles fallecidos por el coronavirus

La CEP insiste en que el hecho de que Defensa «haya tenido más reflejo y tacto» con su personal les reafirma en su exigencia de que se reconozca el trabajo de los policías con el otorgamiento de un distintivo o medalla que puedan lucir en el uniforme. «Hacemos un llamamiento al ministro Grande-Marlaska para que no nos quedemos atrás, para que los policías tengan también ese gesto de reconocimiento», añade.

También el PP ha pedido reconocimientos para los funcionarios que dependen del Ministerio del Interior (Policía Nacional, Guardia Civil e Instituciones Penitenciarias) por el trabajo realizado en primera línea contra la pandemia durante el estado de alarma, desactivado el pasado 21 de junio después de casi 100 días y seis prórrogas.

En concreto, la iniciativa registrada por los populares en el Congreso de los Diputados plantea la concesión de cruces con distintivo rojo (pensionadas) a los agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional fallecidos como consecuencia del coronavirus, así como la medalla de oro al mérito penitenciario a los funcionarios de prisiones que han muerto por la covid-19. En opinión de esta formación, el reconocimiento tendría que alcanzar también a todos los empleados de Interior que enfermaron como consecuencia del servicio.