España | Política

Sánchez y Casado acuerdan crear una Agencia para la Recuperación Económica y un pacto de Estado por la Sanidad

La reunión entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición concluye sin cerrar ningún acuerdo para la tramitación de los Presupuestos ni para la renovación de los órganos constitucionales

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado, se reúnen en Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe de la oposición, Pablo Casado, han llegado a un principio de acuerdo para la creación de una Agencia Nacional para la Recuperación Económica de España, según ha adelantado el presidente del PP en rueda de prensa este miércoles, que deberá ser independiente para «despolitizar» la recepción de los fondos europeos de recuperación.

Además, ambos líderes han tejido los primeros mimbres para impulsar también un Pacto de Estado por la Sanidad para hacer frente a los desafíos de la crisis del coronavirus; y un «reforzamiento del marco legal» para combatir el virus, con la propuesta de que sean los Tribunales Superiores de Justicia de las comunidades autónomas los que avalen o no las medidas que tomen los gobiernos regionales y no los cientos de jueces de guardia o de lo Contencioso.

Éstas han sido prácticamente las únicas líneas de acuerdo entre Sánchez y Casado que, tras dos horas de reunión y tal y como estaba previsto, no han llegado a acuerdo alguno ni en materia presupuestaria ni para la pendiente renovación del andamiaje institucional.

El líder de la oposición llegaba a su cita en Moncloa con una oferta de hasta once pactos de Estado bajo el brazo, pero sin ninguna intención ni de negociar los Presupuestos -la línea roja del PP es que Iglesias salga del Gobierno– ni tampoco la renovación del Poder Judicial.En esta última cuestión, Casado ha puesto «la pelota en el tejado de Sánchez» y ha vinculado directamente la interlocución con el PSOE en este sentido a que Sánchez arrincone definitivamente a Iglesias no sólo por la lista de frentes judiciales que rodean a la formación morada, sino también porque considera que no se puede negociar con un Gobierno cuyo vicepresidente «ataca» a la monarquía y plantea «siempre que puede» la instauración de la República. «Sánchez sabrá lo que tiene que hacer con su vicepresidente», zanjaba.

El PP carga a Cs la presión de los PGE

Respecto a los Presupuestos, Casado ha justificado su negativa a prestar sus apoyos para las cuentas al considerar que Sánchez «ya tiene los votos necesarios» para sacarlos adelante, en una ecuación en la que ha incluido a Podemos, PNV y Ciudadanos.

Ha defendido además que el PP seguirá siendo «la oposición y la alternativa» y «nunca la oposición ha apoyado unos Presupuestos», y ha lamentado que Sánchez se haya presentado a la reunión «sin un sólo papel» ni le haya planteado «ni una línea» del borrador presupuestario. «No conozco ni una sola línea de lo que van a ser los Presupuestos» porque el Ejecutivo «no ha hecho los deberes», sentenciaba.

Sánchez y Casado no se reunían presencialmente desde antes de la pandemia, concretamente desde el pasado 18 de febrero. En Génova lamentaban también que el Gobierno se centre en exigir ahora un «cheque en blanco» para los Presupuestos cuando no ha existido comunicación alguna entre ambos líderes desde el pasado 4 de mayo, hace ya cuatro meses.

Si las posibilidades de que Sánchez y Casado llegasen este miércoles a un principio de acuerdo presupuestario se estimaban remotas, el hecho de que Unidas Podemos no sólo vaya a continuar en el Gobierno sino que también tenga un asiento en las negociaciones con las distintas formaciones políticas, incluido Ciudadanos, aleja aún más al PP, que seguirá ejerciendo su papel de oposición «moderada».

Comentar ()