La Fiscalía Anticorrupción vincula a la exsecretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, con la ‘operación Kitchen’, el operativo parapolicial desplegado presuntamente para sustraer documentos «comprometedores para altos cargos del PP» al extesorero del partido, Luis Luis Bárcenas. Entre esos altos cargos estaría, según los fiscales del caso Villarejo, la propia Cospedal.

Así se señala en el informe, de 56 páginas y al que ha tenido acceso Europa Press, que el Ministerio Público ha presentado ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que investiga la pieza ‘Kitchen’ dentro del macrosumario por actividades irregulares del comisario jubilado en prisión preventiva, José Manuel Villarejo.

Puso a Andrés Gómez Gordo en contacto con Villarejo

Su vinculación al caso deriva, según los fiscales, del «interés personal» que Cospedal tendría en la operación por dos razones: directa como afectada por documentación supuestamente comprometedora para ella misma e indirecta como secretaria general del partido.

Su marido, López del Hierro, aparece en la investigación como la persona que pone en contacto a Andrés Gómez Gordo, responsable de la seguridad de su esposa, con el comisario de Villarejo, para que éste captara al chófer de Bárcenas como confidente en la operación y recuperara así el material comprometedor para altos cargos del Partido Popular. Así se refleja en varias conversaciones que mantuvo Villarejo con su socio Adrián de la Joya y el comisario Jose Luis Olivera, incorporada al oficio policial inicial.

De ellas se deriva, además, que dentro de estos «encargos puntuales» que le habría realizado el PP a Villarejo estaría, identificado por el propio comisario, la «supuesta destrucción de ordenadores del Partido Popular», en alusión a los dispositivos de Bárcenas dañados que dieron lugar a una causa judicial.