El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha reclamado este martes la aprobación urgente del Plan de promoción de la salud mental y prevención de la conducta suicida en la Policía Nacional tras constatar que hasta 90 agentes han muerto por esta causa en la última década.

El sindicato ha impulsado este plan desde 2017 con la constitución de un grupo de trabajo en la Comisión de Seguridad y Salud Laboral Policial y el mismo está ultimado desde hace meses sin que haya visto la luz aún.

Se trata de un conjunto de medidas que tiene un enfoque netamente preventivo y parte de la idea de que influyendo positivamente en el bienestar mental de los funcionarios y atajando los posibles problemas desde estadios de evolución leves se puede llegar a alcanzar una disminución de los suicidios. Según las cifras del sindicato, solo la cifra de muertes por suicidio en 2019 equivale al 15,5% del total de las registradas en este Cuerpo de Seguridad entre agentes en activo.

El plan se complementa con un servicio de asistencia psicológica
las 24 horas, para lo que se requiere de la creación de un equipo de intervención psicosocial formado por facultativos psicólogos. Para este último proyecto se convocaron en 2019 seis plazas para estos profesionales, que deberían completarse cuanto antes con otras cinco a destinar en las Unidades Básicas de Salud de la Policía Nacional.

El SUP, mayoritario en el Cuerpo, lleva desde julio de 1987 trabajando para hacer visible este problema y colocarlo en el centro del debate con el objetivo de visibilizar la cifra de muertes por suicidio y que dejasen de ocultarse con el objetivo de atajar el problema en su origen.

En este marco, ya presentó en 2015 un amplio informe con propuestas que actualmente forman parte del borrador que la Dirección General de Policía «debe aprobar cuanto antes», además de asignarle los recursos humanos y materiales necesarios, de tal forma que «podamos poner al alcance de los policías todos los instrumentos que impidan que el suicidio siga siendo un drama de las dimensiones que tiene en la actualidad».

Incidencia

El impacto del suicidio en la Policía Nacional es mayor que en el resto de la sociedad, según destaca el sindicato. Y lo es tanto en tasa por cada 100.000 habitantes -duplicaba en esta comparativa la cifra del conjunto de la sociedad y en 2017, el peor año con 13 muertes en el Cuerpo, casi la triplica-, como si se le aplica el factor corrector el de la edad en activo de los agentes, en cuyo caso la cifra real supera a la esperable en tres o cuatro casos anuales.

En esta línea, desde el SUP han recordado que la profesión de agente de Policía contempla una serie de factores «estrechamente ligados» al desempeño de su labor que pueden influir en la decisión de suicidarse como son la exposición a experiencias traumáticas, el estrés laboral generado por desequilibrio entre los recursos necesarios y los disponibles, el fácil acceso a un arma de fuego, las tensiones psicosociales derivadas del trabajo a turnos o el aislamiento derivado del desarraigo social o familiar como consecuencia de la movilidad geográfica, entre otras.

Ante la ausencia de recursos de la Administración, diversas iniciativas como «ViveCNP» y campañas como «Stop Suicidios», ambas apoyadas por el SUP, han ocupado un espacio de atención a los policías para ayudarles a integrar mejor sus problemas personales y contextualizar situaciones anímicas coyunturales o crónicas.

En estas actividades sindicales, el sindicato ha incluido el ofrecimiento de un gabinete de atención psicológica, Gladys
Hormigo, a disposición de los afiliados del sindicato que les ofrece herramientas para gestionar el autocontrol de las emociones y la ansiedad.

Hasta la aprobación del plan, SUP seguirá trabajando en tres frentes: el del desarrollo de planes y protocolos que mitiguen el impacto del suicidio en el Cuerpo, el de la sensibilización y visualización mediante iniciativas y campañas periódicas y reuniones con interlocutores políticos y sociales y el de la ayuda y asistencia a los afiliados a través de convenios con centros de ayuda y apoyo psicológico.