Juan Carlos Girauta ha cavado su propia tumba en el programa Todo es mentira, presentado por Risto Mejide, tras negarse a rectificar una serie de insultos que dirigió a unos espectadores que lo acusaron de ser “fascista” unos días atrás.

Estos hechos ocurrían cuando el anterior lunes, en la sección Los jardines de TEM, el exparlamentario de Ciudadanos tuvo una discusión con Laura Borrás y comenzaba a recibir bastantes críticas. El colaborador afirmó: «Voy a ser sincero, no sabía que teníamos tantos gilipollas entre nuestra audiencia«.

«Voy a ser sincero, no sabía que teníamos tantos gilipollas entre nuestra audiencia»

Juan Carlos Girauta en Todo es mentira

Una semana después, el presentador aprovechando la presencia de Girauta en plató ha decidido sacar el tema y pedir una rectificación por su parte: «Aquí podemos ser muy críticos con quien sea, pero recurrir al insulto es una falta de respeto. Y aquí vamos a respetar a todo el mundo, aunque no piense como nosotros durante el programa mientras yo esté aquí. Llamar a alguien gilipollas es faltarle al respeto». Sin embargo, el colaborador se negaba en repetidas ocasiones añadiendo “no creo en esa rectificación”.

Además, Girauta defendía su posición así: «En este programa me lo paso bien, mucha gente que no vería este programa lo ve porque salgo yo. Es un espacio de encuentro interesante entre posiciones irreconciliables. Pero el límite es el insulto personal. Y si me insultan contesto».

Cuando Risto había pedido más de tres veces a este que se disculpase el tertuliano zanjó la discusión diciendo: «Échame, eso es lo coherente». Y así ocurría. A pesar de decir que lamentaba marcharse, el político acusó a Risto de haber hecho de todo en televisión, incluyendo “insultar a concursantes siendo jurado” y terminó así: «No vengo a humillarme ante nadie. Queréis hacer una caricatura de la derecha y conmigo no la haréis. Quien no me ha respetado es la gente seleccionada ahí. La producción del programa no me ha respetado. Ya la haréis con otro, con un payaso».