Las del hockey es una serie protagonizada por un grupo de jóvenes jugadoras de hockey sobre patines y su entrenadora, que luchan para evitar que su equipo femenino desaparezca, mientras se enfrentan a otros retos fuera de la pista. Esta ficción producida por Brutal Media para TV y que ha sido líder de audiencia en TV3, forma ya parte del catálogo de Netflix. Ahora llega a la televisión catalana su segunda temporada.

El proyecto comenzó en un bar de la Universidad Pompeu Fabra, donde las estudiantes Ona Anglada, Laura Azemar, Natalia Boadas y Marta Vivet, estaban escribiendo el guion como parte de su Trabajo de Fin de Grado. «Queríamos hablar de la adolescencia porque era algo que acabábamos de vivir, y de lo que no teníamos referentes femeninos», cuenta a El Independiente una de las guionistas, Natalia Boadas. Deseaban hacer la ficción que les hubiera gustado ver cuando eran adolescentes. «De esta ilusión nace un proyecto que interesó a TV3», y de la noche a la mañana entraron en la industria televisiva, desarrollando «la serie que podemos ver hoy».

Cuando descubrieron que Netflix estaba interesada en emitir la ficción, tradujeron al castellano unos diálogos que estaban originalmente en catalán. De este modo, cristalizó la serie Las del hockey pensando que «iría tanto a TV3 como a Netflix». A pesar de que hubo conflictos de intereses porque TV3 es más generalista y Netflix busca un «público concreto», las guionistas lograron que su proyecto encajara en los dos formatos. «Ha funcionado super bien y estamos muy contentas de que Netflix se interesara por nuestro trabajo. Fue un chute de energía», explica Boadas.

Son temas que están en el día al día de la sociedad y hay mucha gente que los puede entender e identificarse

El hockey fue el deporte escogido, porque deseaban contar la historia de un equipo en el que coinciden chicas distintas que, sin embargo, «tienen el mismo objetivo: ganar para que el equipo no desaparezca». En Cataluña, el hockey es un deporte muy importante, y muchos sectores están haciendo el esfuerzo de hablar tanto de la sección masculina como de la femenina. A pesar de que allí se forman jugadoras que están consideradas como las mejores del mundo, «no tienen suficiente visibilidad».

En la primera temporada de episodios, se tratan temas propios de la adolescencia desde el punto de vista de un grupo de chicas. Entre los asuntos que aparecen en la trama, están el aborto, las relaciones de chicas del mismo sexo, y el consentimiento dentro de la pareja. En esta segunda temporada, «como han crecido un poco», sus problemas han cogido un cariz más adulto. Una de ellas quiere ser música, otra tendrá que decidir si quiere dedicarse para siempre al hockey, y otra de ellas «regresa de un viaje antes de lo esperado».

La presidenta del club quiere llevar al equipo a la élite del hockey sobre patines. Por ello, todo lo que pase en relación al mismo «será más estricto» y hará que las jugadoras «estén al límite para cumplir las exigencias y no quedarse fuera de la formación». La presidenta, que está embarazada, no quiere que su estado interfiera lo más mínimo en su trabajo. Esto refleja que «los temas tratados están en el día a día de la sociedad, y hay mucha gente que los puede entender e identificarse», explica Boadas. Lo que pretenden las guionistas es enganchar al público más adulto y conservar al joven, «que ya teníamos».

Las del hockey llega para hacer más fácil el confinamiento

Esta serie tiene como referencia a Merlí, que se había beneficiado de los tentáculos que tiene extendidos Netflix en todo el mundo. A pesar de que la plataforma de streaming no arroja información sobre la audiencia y sus resultados, «algunas de las actrices nos han dicho que gente de Brasil les cuenta lo mucho que les gusta la serie». Las guionistas celebran que un producto que han escrito en sus ordenadores, haya traspasado las fronteras. «Es una sensación rara pensar en cuántas casas se está viendo la serie».

Lo que ha convertido a Las del hockey en un fenómeno global es que para los adolescentes puede haberse convertido en una vía que «ayuda mucho a entender las cosas que te están pasando y ponerles solución». En caso de haber pasado ya por esa etapa, es posible que «te genere ternura al identificarte con estos personajes y lo que les sucede». Natalia Boadas afirma que esta serie «te genera alegría», en un momento en el que es más complicado encontrar buenas noticias.

A diferencia de todas las series que se han visto afectadas por el confinamiento y han tenido que parar su producción, Las del hockey está grabada al completo. De hecho, el rodaje concluyó bastante antes. Sin embargo, Boadas ha confesado que hay capítulos finales que están sin montar. «Nos quedan doce semanas y se espera que para cuando concluya la emisión en TV3, esté todo montado», concluye la guionista.