Las fiestas populares de Cornellà del Terri han estado este viernes a punto de acabar en tragedia. El suceso se ha producido cuando el pueblo celebraba la tradicional ‘Tala del árbol de mayo’ en la plaza mayor. Es tradición en esta localidad colocar en este lugar el árbol más grande del pueblo, podado, para después talarlo. En esta ocasión, cuando un vecino talaba el árbol, que medía unos 40 metros, éste amenazado con desplomarse sobre la multitud, que ha huido despavorida. El tronco finalmente se ha hecho trizas en el suelo a unos pocos centímetros de dos vecinos que se habían dado a la huida; uno de ellos ha llegado a caerse fruto del impacto.

Las imágenes difundidas por los vecinos en las redes sociales retratan una escena de pánico en la plaza de Cornellà del Terri, donde se escuchan gritos y se observa desconcierto entre los asistentes a la tradicional celebración. En cuanto el árbol se desploma, a punto de matar a dos personas en su caída, los asistentes corren hacia el lugar del suceso.

Después del accidente, el alcalde de Cornellà de Terri, Salvador Coll, ha adelantado que el consistorio pondrá «nuevas medidas de seguridad»  y ampliará el perímetro de seguridad para los espectadores. El primer edil ha asegurado que, a pesar del susto de este viernes, el árbol contaba con «una regata» por «mantenerlo recto» durante la caída y ha culpado al «fuerte viento» de desviar el recorrido previsto.

En un hilo de Twitter, Coll ha celebrado que todos los vecinos que asistían al acto estén bien y ha apelado a la responsabilidad de los espectadores para que respeten las indicaciones para hacer la fiesta «más segura». «Tenemos que disfrutar de la fiesta mayor, de nuestra tradición histórica,