Sociedad | Sucesos

Los Mossos investigan una supuesta agresión racista de la seguridad de una discoteca

Los agentes de seguridad privada de un local de Sant Quirze del Vallès (Barcelona) darían bofetones, puñetazos y patadas.

logo
Los Mossos investigan una supuesta agresión racista de la seguridad de una discoteca
Vehículo de los Mossos d'Esquadra.

Vehículo de los Mossos d'Esquadra. EP

Resumen:

Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación por la paliza a bofetones, puñetazos y patadas que tres agentes de seguridad privada de una discoteca de Sant Quirze del Vallès (Barcelona) propinaron la madrugada del pasado sábado a dos jóvenes que se intentaron colar al recinto saltando una valla.

Según han informado a Efe fuentes policiales, los Mossos han abierto una investigación para tratar de aclarar los hechos e identificar a los tres agentes de seguridad privada que golpearon a los dos jóvenes que se intentaban colar a la discoteca Waka Sabadell, situada en la llamada Zona Hermética de Sabadell pero ya en el término municipal de Sant Quirze del Vallès.

Los dos jóvenes, que sostienen que les golpearon por motivos racistas, han interpuesto un denuncia por estos hechos ante la policía local de Sant Quirze, si bien el caso ha quedado en manos de los Mossos d’Esquadra, que han abierto una investigación.

Los dos jóvenes acudieron la pasada madrugada a la discoteca Waka Sabadell, aunque los agentes de seguridad privada del local les denegaron por dos veces el acceso al establecimiento.

Ante esta situación, intentaron entrar a la discoteca saltando una valla lateral, pero los agentes de seguridad les sorprendieron y les agredieron con bofetones, puñetazos y alguna patada, como se puede apreciar en algunos vídeos difundidos en las redes sociales por testigos de lo ocurrido.

A uno de ellos, que tras saltar la valla quedó agazapado encima de un contenedor, uno de los agentes de seguridad privada lo agarró por la espalda y lo arrojó de cabeza al suelo.

La alcaldesa de Sant Quirze del Vallès, Elisabet Oliveras, ha condenado hoy este tipo de agresiones, que hace tiempo denuncian algunos usuarios de la discoteca Waka.

La alcaldesa ha advertido en un comunicado sobre «la gravedad y reiteración» de los sucesos ocurridos esta semana, que «han puesto en alerta al consistorio».

El ayuntamiento solicitará una reunión con la consellería de Interior y la dirección general de policía para encontrar salida a los focos concretos de inseguridad y control de los espacios que el consistorio ya tiene detectados, según la nota.

«Pese a que hay más dotación de Mossos d’Esquadra, Barcelona deja sin recursos a los municipios de la Región Metropolitana, y esto comporta que situaciones como esta en municipios como el nuestro no tengan la respuesta rápida que se merecen», ha advertido la alcaldesa.

«Somos conscientes de cuál es la medida correctora que ha acabado con este foco de problemas en la Zona Hermética en el término municipal de Sabadell, por este motivo, desde el gobierno municipal nos estamos planteando llevar a cabo un plan especial para la regulación del ocio recreativo, ya que como municipio nos es imposible llegar a controlar estos espacios de masas, por lo que no vemos otra alternativa», ha indicado la alcaldesa.

Desde la concejalía de Derechos Civiles y Género se tomarán las medidas necesarias para poder sacar adelante la denuncia de oficio, y poner en conocimiento del poder judicial estas actitudes autoritarias y racistas, «porque en Sant Quirze del Vallès el racismo no tiene cabida», concluye la alcaldesa.

Comentar ()