Sociedad

Magrudis sabía desde diciembre que la listeria estaba en sus instalaciones

El auto del juez detalla que el análisis de una empresa alertó en febrero a Magrudis de la presencia de la bacteria en un lote de carne mechada etiquetado el 20 de diciembre de 2018

logo
Magrudis sabía desde diciembre que la listeria estaba en sus instalaciones

Resumen:

El gerente de Magrudis, José Antonio Marín, y su hijo mayor, Sandro José, de los que se ha acordado este jueves su envío a prisión provisional comunicada y sin fianza, tenían constancia de que la listeria estaba presente en sus instalaciones, según se recoge en el auto emitido por el Juzgado de Instrucción nº10 de Sevilla.

La juez Pilar Ordóñez atribuye a los detenidos un delito contra la salud pública, tres homicidios por imprudencia grave, dos abortos y lesiones por el brote de listeriosis asociado a sus productos cárnicos, que provocó una crisis sanitaria a nivel nacional y consecuencias, sobre todo, en Andalucía.

Según el auto, los dos investigados que han ingresado en prisión tenían conocimiento de la presencia de la listeria en sus instalaciones desde finales del año pasado ya que un análisis realizado por una empresa les advirtió en febrero de 2019 de la presencia de la bacteria en un lote de carne mechada etiquetado el 20 de diciembre de 2018, pero «no consta que ello fuera comunicado a la autoridad sanitaria ni que la entidad adoptara medida alguna, de hecho no fue comunicado a los trabajadores, ni se adoptó medida alguna para prevenir».

Este lote, según el auto, se fabricó «sin género de dudas» por Magrudis ya que entre la documentación intervenida se encuentra un documento con el nombre ‘seguimiento de números de lotes elaborados por Magrudis, S.L.’ donde consta el número de ese mismo lote. El gerente, de hecho, reconoció hace unas semanas a su hermano que tiró el producto sobre el que se alarmó en febrero ya que eran muy pocos kilos.

Sin embargo, llegó a estar puesto en el mercado, lo que implica que los investigados «si bien no imaginaban el resultado, sí tenían conocimiento de esa eventualidad y de la probabilidad de que el producto, una vez en el mercado, podía causar daños en la salud de los consumidores».

La crisis de la listeria dejó, solo en la provincia de Sevilla, un total de tres muertos, dos abortos y 65 personas ingresadas -17 de ellas, embarazadas-. A las consecuencias humanas se unen los gastos económicos ocasionados por los servicios prestados por el Hospital Virgen del Rocío y Hospital Virgen Macarena: cerca de 800.000 euros.

José Antonio Marín y Sandro ingresaron poco antes de las 20.30 horas en la cárcel Sevilla I. Según han informado a Efe fuentes penitenciarias, los dos llegaron en un furgón de la Guardia Civil a la prisión, y se encuentran en la zona de ingresos de la cárcel sevillana, a la espera de pasar a un módulo específico para presos no problemáticos y sin antecedentes penales anteriores. La juez considera que existe riesgo de fuga del padre y del hijo, lo que le lleva a decretar la prisión sin fianza para ambos.