Sociedad INFORME PISA 2018

Informe PISA: por qué han invalidado a España las pruebas de lectura

Los "inverosímiles" resultados obtenidos en lectura han dejado, por primera vez desde el inicio del informe, a España fuera de los datos. En matemáticas y ciencias, donde sí se han publicado resultados, los alumnos empeoran y se sitúan por debajo de la media de la OCDE.

logo
Informe PISA: por qué han invalidado a España las pruebas de lectura

Estudiantes en una clase. EP

Resumen:

Una noticia impactaba el pasado 15 de noviembre en España, especialmente en el sector educativo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) informaba de que los datos de España en materia de lectura para el Informe PISA no se iban a publicar por sus «resultados inverosímiles». Estas pruebas, que evalúan las competencias en lectura, matemáticas y ciencias de los estudiantes de 15 años en 79 países, iban a dejar fuera a nuestro país por primera vez. No se daban mayores detalles.

Ha sido ahora, con la presentación de los resultados del informe, que por cierto refleja una caída de España tanto en ciencias como en matemáticas, cuando tanto desde la organización internacional como el Ministerio de Educación español han dado algunos detalles más sobre lo sucedido. «No es una cuestión de muestreo ni de aplicación, tenemos abiertas varias vías de explicación», ha explicado Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación, «que se conocerán al término del análisis pero que puede durar, como dijo el otro día Andreas Schleicher [creador del informe] varios meses en conocerse».

Este análisis de Tiana exculpa a la organizadora de las pruebas – «este Ministerio confía plenamente en Pisa, en su calidad y su rigor», ha asegurado – y también a las empresas contratadas para la elaboración del informe, que en algunos medios como El Mundo se han señalado como posible origen de la confusión, al menos en Madrid. «En España se decidió que los profesores no hicieran las pruebas, igual que en otros países, sino encargarlas a empresas externas para darle mayor objetividad», ha defendido el secretario.

Y es que de momento no se ha podido concluir por qué un grupo de estudiantes, «situados en algunos colegios de algunas comunidades autónomas, pero no todos los alumnos de dichos colegios» han respondido a las preguntas de las pruebas de lectura de forma anómala, ha señalado Miyako Ikeda, responsable del análisis de los datos de PISA.

Ikeda ha añadido, además, que este tipo de respuestas sin sentido sólo se han dado en España: «En algunos casos los alumnos pasaron por algunas de las pruebas en demasiado poco tiempo, apenas 25 segundos, y daban patrones de respuesta inverosímiles. O todo síes, o todo noes, o alternando uno y otro».

Sin información de lectura, malos datos en ciencia y matemáticas

El incidente priva a España, al menos de momento, de conocer sus resultados en las pruebas de lectura. Sí se han dado a conocer los resultados de matemáticas y ciencias, que revelan un empeoramiento de los resultados desde la última edición de 2015. España (481) pierde cinco puntos en matemáticas y se sitúa ocho por debajo de la media de la OCDE (489).

«En general, hay una tendencia en los países de la OCDE a un estancamiento y bajada en los resultados. Es una situación que como conjunto de países nos debe hacer reflexionar, no conseguimos dar pasos adelante», ha justificado Tiana, quien achaca también el peor desempeño de los jóvenes españoles en un «cambio en el entorno de los saberes».

Y es que en ciencia, la situación es aún peor. Mientras que en 2015 alcanzábamos la media de la OCDE, este año España cae 10 puntos, y queda seis por debajo de la organización.

«Adaptación curricular» y menos «carreras de caballos»

«Esto nos obliga a revisar nuestro modelo curricular. La LOMCE cambió el modelo de atribución a las comunidades autónomas de las responsabilidades sobre las materias pero no el modelo curricular», explica Tiana, «hay que revisar qué necesitan los jóvenes en el modelo actual. En cuanto tengamos un gobierno será de las primeras cosas que abordaremos y esto tiene que ver con la formación del profesorado, no es casual que los estudiantes obtengan peores resultados en todo lo que tiene que ver con ser más creativos», ha concluido.

También Tiana ha reflexionado acerca del mal resultado intentando relativizar la importancia de las calificaciones. «PISA no es una carrera de caballos, es una forma para que los países conozcan sus datos y saquen conclusiones. Y los países que le hemos dado mucha importancia a las carreras de caballos hemos sacado menos conclusiones en otros temas también muy importantes», ha indicado el secretario de Estado de Educación.

Graves desigualdades en las comunidades autónomas

La nota de ciencias deja hasta 100 puntos de diferencia entre regiones, con Galicia y Castilla y León a la cabeza y Ceuta y Melilla a la cola. Casi tanta diferencia existe en los resultados en matemáticas, donde las ciudades autónomas repiten a la cola y lidera la tabla Navarra y de nuevo Castilla y León.

Y es que tanto el nivel socioeconómico como la inmigración funcionan como factores negativos a la hora de obtener los resultados, algo que en España se acusa más que en otros países, según ha explicado Tiana. Por otro lado, el factor ISED (nivel socioeconómico y cultural) se calcula para todos los países y en España resulta de -0,12, es decir, que está ligeramente por debajo de la media de la OCDE (que sería 0).

Mejores resultados en clima escolar y bienestar

Si PISA deja alguna imagen positiva en España es la relacionada con el bullying y el ambiente escolar. Los alumnos españoles están entre los menos expuestos al acoso y muestran un nivel de satisfacción con sus vidas significativamente superior al de la media de la OCDE (74 vs 67%).

«Aunque está lejos de ser ideal, el bullying es menos prevalente en España», ha afirmado Tiana, con un 17% de alumnos que dicen haber sufrido acoso varias veces el último mes frente al 23% de la OCDE.

También los alumnos españoles lideran el ranking en cuanto a sentido de pertenencia al centro escolar, con un 86,8% de alumnos que sienten que les caen bien a los demás, un 86,5% que dice sentirse integrado y un 81% que aseguran hacer amigos con facilidad.