Son cerca de las nueve de la noche de un lunes y salta la alerta en Valladolid. Una mujer de nacionalidad china, que ha regresado hace diez días desde Shanghai, está vomitando y mareada en una sala de fiestas de la Calle Italia. Según la prensa local, la mujer está «tomando copas con su pareja» cuando su estado alerta al resto de clientes y trabajadores del establecimiento, que llaman a los servicios de emergencia.

En cuestión de minutos al local llegan varios técnicos de ambulancia, sin protección especial, que dan la alerta y quedan posteriormente confinados preventivamente a la espera de los resultados de la mujer, finalmente negativos. Después aparecen los servicios de emergencias de la Junta de Castilla y León a bordo de ambulancias especiales y ataviados con los equipos de protección frente a amenazas químicas, víricas y bacteriológicas, tal y como marca el protocolo de actuación frente al coronavirus.

El dispositivo, que llega a acordonar la calle, sorprende a los vecinos que comparten las preocupantes escenas en las redes sociales. Algunos cofrades de la Orden Franciscana Seglar, reunidos en ese momento en su sede, tienen que abandonar la zona a través de la entrada principal del templo que da al Paseo de Zorrilla.

La escena que se encuentran los sanitarios especializados dentro del Pub Italia es surrealista. La mujer presenta lo que parece un importante cuadro etílico y no colabora con los técnicos. El desconcierto es tal que, según informa El Norte de Castilla, en un momento dado la mujer aprovecha el barullo y se monta en un taxi en dirección a su casa, donde posteriormente la localiza una pareja de la Policía Nacional. Mientras tanto, en el pub, los sanitarios comienzan a aplicar el protocolo de actuación, también, con las personas que hubieran estado en contacto con la persona que presentaba el cuadro sospechoso.

Pese a la histeria generada el lunes, el estudio clínico y epidemiológico de la mujer hospitalizada en el Río Hortega ha descartado que siquiera pueda considerarse un caso en investigación de esa enfermedad, según ha informado este martes la Consejería de Sanidad.

A través de un comunicado, la Consejería ha detallado que una vez en el hospital se concluyó que la mujer no cumplía con los «criterios clínicos y epidemiológicos» por lo que «su situación no es catalogable como caso en investigación» por coronavirus.

Una vez evaluado su estado de salud por especialistas, y completada la encuesta epidemiológica, la mujer «no cumple con los requisitos establecidos» por la Organización Mundial de la Salud, la OMS, y adoptados en el conjunto del sistema nacional de salud español. Por ello, «la paciente será dada de alta en las próximas horas».