La residencia de ancianos Presidente Juan Carlos Rodríguez Ibarra de Villafranca de los Barros (Badajoz) ha homenajeado este jueves a una de sus usuarias, Visitación Arias, que ha cumplido cien años, con un acto en el que han repasado el siglo de vida de la cumpleañera.

Visitación Arias ha contado en esta celebración con la presencia del expresidente de la Junta Juan Carlos Rodríguez Ibarra, a quien ha recibido «cariñosa y efusivamente», según ha asegurado el propio exregidor extremeño.

Además, en el homenaje también han participado el alcalde de Villafranca, José Manuel Rama, el director gerente del Sepad, José Vicente Granado, el vicepresidente tercero de la Diputación de Badajoz y exalcalde villafranqués, Ramón Ropero, así como el ahijado de Visitación y algunos de los usuarios y trabajadores de la residencia.

Durante el transcurso del mismo, se ha hecho un repaso por los cien años de vida de Visitación Arias, le han hecho varios regalos y han reproducido un vídeo con fotografías en el que se ha realizado un recorrido cronológico por la vida de la homenajeada.

En declaraciones a Europa Press Televisión, Arias ha asegurado que a sus cien años se encuentra «bien» aunque «los años no se van en balde» y, entre otros motivos, cree que está «viviendo más» por los cuidados que recibe en la residencia de ancianos en la que vive. «Si hubiera estado en mi casa no hubiera vivido tantos años porque aquí en cuanto tengo cualquier cosa enseguida los médicos vienen», ha destacado.

Además, ha confesado que no sabe el secreto para llegar hasta el siglo de vida y ha recordado que varios de sus familiares, como su madre que murió dos meses antes de cumplir cien años, también fueron longevos, a excepción de una de sus hermanas que falleció con 38 años, ha lamentado.

Visitación Arias, que es la menor de siete hermanos (seis mujeres y un hombre), ha hecho un repaso por algunos momentos de su historia, como los 15 años que vivió junto a su marido en Marruecos donde «se estaba bien cuando era de España» pero cuando finalizó el protectorado «no se podía vivir allí».

Asimismo, ha relatado que también vivieron diez años en la zona francesa del país marroquí, posteriormente se mudaron a Mallorca donde su difunto esposo trabajaba de albañil y ella comenzó cosiendo camisas para después trabajar en un restaurante, y, finalmente, se asentaron en Extremadura.

Del mismo modo, Visitación ha bromeado con que está «loca» desde que ayer también fue entrevistada y empezaron a hablar de su cien cumpleaños y ha mostrado «mucha alegría» por la visita de Ibarra que es el presidente de Extremadura que ella ha «conocido más».

Finalmente, ha opinado que antes estaban «muy malamente» porque no había «como hay hoy para comer y para todo» pero «había alegría», «se comían cosas naturales» y ahora «no es como antes». «Me gustaría ahora que fuera igual», ha añorado.