Una charla a alumnos adolescentes del IES Cura Valera de Huércal-Óvera (Almería) ha provocado una fuerte polémica después de que varios padres hayan denunciado que sus hijos fueron obligados a recrear una «felación simulada» durante la misma. La charla a los escolares forma parte del Plan Estatal contra la Violencia de Género impulsado por el Ministerio de Presidencia y que contempla la necesidad de impartir este tipo de contenidos en los institutos.

Según ha publicado La Voz de Almería, un padre denunció la situación después de que su hijo llegara a casa asegurando que había sido «humillado» en el colegio durante esta charla. Después de que varios padres más comentaran la situación, el AMPA del centro convocó una reunión para tratar el asunto. «Cada padre y cada madre piensan de una manera y desde el AMPA no nos vamos a pronunciar, ya sabemos lo que ha pasado y está en manos de la delegación de Educación de la Junta de Andalucía, que es la que tiene que decidir qué hacer o qué no hacer», declaró la presidenta del AMPA, Mari Carmen López, al citado medio.

La situación ya ha sido utilizada por políticos como el portavoz adjunto de Vox en el Congreso de los Diputados, Ignacio Garriga, para reivindicar la figura del PIN parental. «A base de qué quieren los extremistas ultracatólicos decimonónicos implantar el PIN parental en los colegios donde se educa en lo más fundamental. Qué es un derecho del niño, dicen los políticos», ha criticado por su parte la asociación Hazte Oir.

La dirección del centro reaccionó cancelando el resto de charlas que la empresa tenía previsto impartir en el mismo centro. El responsable del instituto, Diego Bonillo, declaró a La Voz que la intención era que en el taller «se hablara de métodos anticonceptivos, pero los alumnos nos aseguran que todo fue sobre pornografía y violencia machista».

La responsable de la charla, Davinia Simón, asegura haber intentado hablar con el padre que primero denunció la situación y defiende que la misma charla se había ofrecido antes en otros centros sin polémica.

Simón reconoce que la charla versa sobre sexualidad y pornografía y que la tesis principal es que lo que se ve en las películas no es real. Así, según su relato, en un momento dado se pregunta a los jóvenes cómo empiezan este tipo de producciones y «son ellos mismos los que hacen una simulación de cómo comienzan, que es con una felación, pero sin ningún objeto, sin movimientos ni nada por el estilo».

Investigación de la Junta

El Gobierno andaluz ha informado este viernes en una nota que ha abierto una investigación y que la dirección del centro se ha reunido con la familia del alumno y con el Ampa, así como con el profesorado participante en la actividad, con el fin de obtener la mayor información posible sobre lo ocurrido.

El delegado de la Consejería de Educación en Almería, Antonio Jiménez Rosales, está manteniendo diferentes reuniones con distintos implicados en esta actividad. Se ha contrastado, por parte de la Junta, que el taller está recogido en el Proyecto de Prevención de Violencia de Género y aprobado por Consejo Escolar.

Por su parte, la monitora del taller de sexualidad del IES Cura Valera en el que presuntamente se simuló la felación ha negado este extremo y ha señalado que se trata de una actividad aprobada dentro del Proyecto de Prevención de Violencia de Género (Pacto de Estado).

«Estoy paralizada, no quepo en mí», ha dicho la monitora en declaraciones a Efe, apuntando que este taller fue solicitado por el propio centro académico y aprobado desde el Pacto de Estado, tratándose de una «actividad de educación sexual, centrada en cómo influye la pornografía en la sexualidad de los jóvenes».

«Pedí dos voluntarios -un chico y una chica- para intentar explicar la cosificación y la relación no simétrica en las imágenes porno que ven. Les pregunté cómo comienzan las películas porno y eso -la felación- salió de ellos mismos. Los dos chicos hicieron un cambio de rol pero ni se tocaron, ni hicieron gestos obscenos», explica.

Simón insiste en que «nadie llegó a simular la felación, nadie se sentó de rodillas, lo único que hizo el alumno fue apoyarse en una mesa de espaldas». «Nadie gesticuló, ni hubo movimientos de felación, era hablándolo», añade, subrayando que en ese momento había cuatro profesores del centro en el aula.

Asimismo, indica que actividades como esta son impartidas en otros centros, precisando que desde la Delegación de Educación de la Junta nadie se ha puesto en contacto con ella, aunque sí pudo explicar ayer su versión de lo ocurrido al director del IES Cura Valera tras la publicación realizada por el periódico digital ‘Almería Hoy’.